Economía de China registra su crecimiento más débil desde 2009
Enviar

La economía de China se desaceleró en diciembre, finalizando el peor trimestre de crecimiento desde la recesión mundial de 2009, mientras los líderes comunistas luchan para manejar la transición hacia una expansión impulsada por el consumo.

La producción industrial, las ventas minoristas y la inversión en activos fijos se desaceleraron al final del año, mientras que el producto interno bruto creció 6,8% en el cuarto trimestre con respecto al año anterior. El crecimiento de todo el año, de 6,9%, fue el menor desde 1990 y estuvo en línea con el objetivo del Gobierno de cerca de un 7%.

La presión a la baja sobre la industria amenaza con propagarse al consumo y los servicios, una perspectiva mal acogida por las autoridades quienes deberán ponderar la necesidad de más flexibilización monetaria, a riesgo de que eso estimule una mayor debilidad del yuan y una salida adicional de capitales.

Otro dilema: recortar el exceso de capacidad que está pesando sobre los viejos motores industriales sin desencadenar una depresión más profunda.

“El crecimiento es todavía suave, pero no está colapsando”, dijo Shane Oliver, jefe de estrategia de inversiones y economista jefe en AMP Capital Investors Ltd. en Sídney.

La producción industrial registró una de sus ganancias más débiles en el último cuarto de siglo, al subir 5,9% en diciembre con respecto al año previo. Eso se compara con la media de 6% estimada por analistas y de noviembre de 6,2%.

Las ventas minoristas crecieron 11% con respecto del año anterior, comparadas con el 11,3% proyectado por economistas. La inversión en activos fijos, excluyendo las áreas rurales, se expandió 10% el año pasado, el ritmo más lento desde 2000.

“Esto podría complicar el frágil equilibrio entre cumplir con las reformas y mantener el crecimiento”, dijo Daili Wang, un economista en Singapur en Roubini Global Economics LLC.

En meses recientes los líderes de China han señalado que podrían permitir alguna lentitud adicional mientras abordan tareas delicadas, como reducir el exceso de capacidad, pero nada que pueda amenazar el objetivo del presidente Xi Jinping de un crecimiento al menos de 6,5% hasta 2020. La segunda mayor economía del mundo se desacelerará 6,5%  este año y 6,3% el próximo año, de acuerdo a la media estimada por economistas.

Ver comentarios