Economía con  señales negativas
Al peso de un alto déficit ahora se le suma una caída en la producción. Shutterstock/La República
Enviar

Caída en producción se suma a creciente déficit

Economía con señales negativas

Pronóstico de crecimiento 2015 empeora

Resumen
Para ser competitivos, los empresarios tendrían que buscar aún más eficiencia, mientras los ejecutivos y profesionales deberían hacerse más atractivos para los patronos, ya que las señales económicas están empeorando, sobre todo la del valor de la producción nacional.
De hecho, la desaceleración se manifiesta a largo plazo, no solo en este país sino a nivel mundial.
El reto para Costa Rica en estas circunstancias es llegar a un acuerdo, en donde el Gobierno reduzca sus costos, mientras el público acepte pagar más impuestos.
Sin embargo, ni esta administración ni la anterior han demostrado la capacidad para negociar un acuerdo entre los sindicatos del sector público, por un lado, y los gremios empresariales.

Habrá una mayor presión este año en el sector productivo, tanto para empresarios como para empleados, ya que las señales económicas están empeorando, sobre todo la del valor de la producción nacional, mientras el déficit del Gobierno sigue incrementando.
En cuanto al crecimiento económico, se trata de una mayor probabilidad de que el país no llegue al 3,4%, pronosticado en enero de este año por el Banco Central.
A marzo de este año la economía creció en tan solo un 2%, mientras que para el mismo mes de 2014, el crecimiento había sido del 2,9%, según el Índice Mensual de Actividad Económica.
Es siempre posible que haya una fuerte recuperación en la producción, con la que el déficit porcentual al mismo tiempo baje.
Sin embargo, eso requeriría un cambio significativo en las tendencias del crecimiento de los últimos dos años.
En marzo pasado la tasa interanual fue del 1,7%, mientras en el mismo mes de 2014, fue del 4%.
La desaceleración económica, por su parte, implica menos recursos disponibles para educación, salud y otras operaciones públicas, así como para infraestructura, dado que la recaudación de impuestos tiende a bajar.
Además, las tasas de interés subirían, ya que los prestamistas quedarían preocupados por un déficit que cada año incrementa, como porcentaje del valor de la producción nacional.
Tampoco conformamos un caso aislado, en lo que tiene que ver con las tasas de crecimiento.
Con algunas pocas excepciones —incluidas las de Nicaragua y Panamá en nuestra región— las economías de todo el mundo en los últimos cuatro años han entrado en una fase de crecimiento lento, en comparación con la trayectoria durante el mismo lapso antes de la crisis de 2008-2009.
En estas condiciones, el principal reto para Costa Rica es el llegar a un acuerdo, en que el Gobierno reduzca sus costos, mientras el público acepte pagar más impuestos.
Sin embargo, ni esta administración ni las dos anteriores han demostrado la capacidad para negociar un acuerdo entre los sindicatos del sector público y los gremios empresariales.



Redacción
[email protected]
Colaboró Javier Adelfang

 

 


Ver comentarios