Enviar
Lunes 17 Junio, 2013

Costa Rica debe asegurar la demanda y reserva nacional como resultado de un proceso de producción propia de hidrocarburos


¿Economía competitiva con gas natural importado?

La idea de nuestro Gobierno de importar el gas natural licuado (GNL) y a precios preferenciales, como se le propuso al presidente Barack Obama en su reciente visita, tiene serias restricciones técnicas y económicas.
La mayor dificultad es que los hidrocarburos en EE.UU., contrario a nuestro país, le pertenecen a los dueños de los terrenos y los precios se fijan por la oferta y la demanda, por lo que habría que tocar puertas en las empresas productoras, lo cual hace las negociaciones más complejas.
Por otra parte, EE.UU., uno de los mayores consumidores de energía del planeta, está apostando al GN doméstico para alcanzar su autosuficiencia energética, y no tiene interés en exportar GN. Recordemos lo reservado que se mostró el Sr. Obama ante la propuesta de la Presidenta Chinchilla.
¿Con qué opciones cuenta Costa Rica para importar GN?
La más viable es Trinidad y Tobago, Perú, Colombia, Venezuela o Ecuador; sin embargo, con ninguno de ellos se visualizan precios preferenciales. Fuera de esta región está Qatar, Nigeria y Australia, pero, por su lejanía, la capacidad de almacenamiento requerida en función de la baja frecuencia de embarques y tamaño de los lotes, difícilmente podría ser sostenible para nuestra economía.
Además, el precio Henry Hub (HH), que resulta muy atractivo (2,62 $/MMBTu (15,20 $/bep en 2012)), no aplica para Costa Rica porque es únicamente para países productores. Cuando se importa GN hay que sumarle una serie de costos adicionales (infraestructura de trasiego, licuefacción, márgenes de utilidad y otros) que modifican sustancialmente esta base, llegando a ser hasta tres veces superior a HH e inclusive muy cercano o superior al precio del crudo.
En 2012 SNC.LAVALIN EnerChemTek, Inc desarrolló una consultoría para RECOPE, S.A. sobre “Perspectivas sobre el potencial uso del gas natural en Costa Rica”. Pronosticó un precio importación de 11,5 $/MMBTu (58,9 $/bep) incluyendo regasificación y almacenamiento. Más tarde, RECOPE licita en “mercado spot”, recibiendo ofertas que variaron entre 27 y 33 $/MMBTu (156 y 192 $/bep), sobrepasando en casi el doble las estimaciones de SNC.LAVALIN EnerChemTek.
Costa Rica debe dirigirse a explorar el potencial de su gas natural, como lo recomienda la Agencia Internacional de Energía (EIA), para la valoración de sus propios recursos energéticos y su eventual producción (proceso “upstream” o “corriente arriba”), sobre todo porque el país cuenta con estudios confiables realizados por RECOPE, que lo que requieren es mayor detalle.
Realizar estas campañas mediante alianzas nacionales, como podría ser ICE–RECOPE–compañías interesadas, si se descartara dejarlo en manos de la inversión extranjera, están contempladas en la Ley de Hidrocarburos. Esta misma legislación, establece que Costa Rica debe asegurar la demanda y la reserva nacional como resultado de un proceso de producción propia de hidrocarburos (Art. 36). A su vez, asegura que en caso de una exploración exitosa, la infraestructura construida por el contratista pasará al Estado a título gratuito al término del contrato.
Este aspecto es un gran atractivo para desarrollar el “upstream” en Costa Rica en lugar de importar el GNL.
En artículos posteriores ampliaremos sobre el tema del GN.

Enid Gamboa Robles

Presidenta Colegio de Geólogos de Costa Rica
[email protected]
Comisión de Hidrocarburos