Wilmer Murillo

Enviar
Lunes 10 Marzo, 2008

Economía y servicios

Wilmer Murillo
[email protected]

Existen valiosas contribuciones a nuestro entendimiento de la función de los servicios en la economía internacional.
Ronald K. Shelp, en su libro “Beyond Industrialization”, por ejemplo, integró varias fuentes informativas y estudios sobre el comercio en servicios mostrando cuán importantes son estos en la economía mundial.
No obstante, la falta de un apropiado marco conceptual ha contribuido grandemente a que no se reconozca en general, el importante papel de los servicios en el comercio y las inversiones mundiales.
Aunque se ha planteado un buen número de asuntos claves, no se enfocan problemas conceptuales decisivos con la debida seriedad que hagan grandes aportaciones al avance de nuestro pensamiento actual. Existen en cambio minuciosos aportes sobre las dificultades de calcular las tendencias del comercio mundial en servicios, por divergencias en los sistemas de contabilidad, diferencias conceptuales, alcance o clasificación, y no por la incapacidad de traducir las ventas en ganancias e ingreso nacional.
Economistas y forjadores de políticas no han sido capaces tampoco de reconocer que el progreso de los servicios va inextricablemente vinculado a la economía internacional.
Con todo, existen exámenes que resaltan la importancia de los servicios en materia de empleos, producto interno bruto y comercio internacional para las naciones que cuentan con considerables actividades de servicios.
Datos tomados de una vasta gama de fuentes muestran claras diferencias internacionales en el comercio y la inversión en servicios. Para Estados Unidos, la banca, los seguros y otros servicios financieros de primera importancia, van seguidos por el comercio mayorista/minorista, servicios de transportes y cuotas de pasaje. En otras 35 naciones que ocupan los más altos puestos en la escala, considerando tan solo el comercio internacional, el transporte es lo primero, seguido de otros servicios (es decir, banca, seguros, construcción, pagos de honorarios, etc.); los servicios de viajes ocupan el tercer lugar.
Entre las naciones en desarrollo, los viajes son lo más importante, el transporte ocupa el segundo lugar (pero habitualmente como negocio deficitario) y otros servicios son importantes para algunas naciones.
Las restricciones que la regulación de los servicios impone al comercio internacional en servicios son el tema de muchos tratadistas que argumentan muy atinadamente que la falta de teoría induce a la mayoría de las naciones y organizaciones internaciones a tratar los servicios como una clase especial de comercio.
Una conclusión importante es que las barreras a los servicios no se originan exclusivamente en los países en desarrollo, antes bien, las restricciones que imponen las naciones desarrolladas tienen una repercusión mucho mayor.
Una acertada historia de la evolución del papel de los servicios en las negociaciones internacionales muestra los retrasos para liberalización de los servicios.
En conclusión, este campo aún necesita un estudio que marque los derroteros para abordar muchos de los problemas conceptuales y teóricos que han sido planteados.