Economía europea se contrae por bajo consumo
Enviar
Economía europea se contrae por bajo consumo


Dublín - La economía europea se contrajo por primera vez desde la introducción del euro hace casi un decenio, debido en gran parte a que la debilidad de las ventas afecta las inversiones de las empresas y la escalada de costos erosiona el poder adquisitivo del consumidor.
El producto interno bruto (PIB) bajó 0,2% en el segundo trimestre con respecto al primero, cuando había subido 0,7%, dijo la oficina de estadísticas de la Unión Europea en Luxemburgo. La tasa de crecimiento interanual cayó por tercer trimestre consecutivo, al 1,5%.

Otras cifras mostraron que la inflación se mantuvo en 4% en julio, menos de lo originalmente estimado.
Un euro más fuerte y un menor crecimiento económico han afectado las exportaciones de Europa en momentos en que la inflación más rápida en 16 años erosiona el poder adquisitivo.
El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, afirmó que el crecimiento será “particularmente débil” en el tercer trimestre y economistas de UBS Ltd. y Unicredit MIB dijeron que había aumentado el riesgo de recesión.
“El espacio que separa la economía de una recesión abierta se ha agotado en gran medida”, dijo Aurelio Maccario, principal economista para la eurozona de Unicredit de Milán.
“De esta forma, un interrogante natural es si hemos visto lo peor o si los indicadores principales pueden seguir cayendo”, agregó.
Para Sunil Kapadia, economista de UBS en Londres, la probabilidad de una recesión, definida como dos trimestres consecutivos de contracción, ha subido “probablemente por encima del 50% hora desde me
nos del 40% previamente”.
“Los indicios no son realmente muy buenos para el futuro”, dijo a la prensa en Bruselas Amelia Torres, portavoz del comisario para Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Joaquín Almunia, aunque no quiso hablar sobre una posible recesión. “Es un poco exagerado usar esa palabra”, consideró.
Aun con un crecimiento más débil, el banco central aumentó el mes pasado su tasa de referencia a 4,25%, un máximo en los últimos 7 años, para reducir el aumento de los precios. Mientras que la medición de inflación más reciente fue inferior al 4,1% estimado previamente, es el doble del límite del 2% del BCE. Los aumentos de los precios de los alimentos se aceleraron a 6,7% en julio, mientras que los de la energía escalaron un 17%.
La desaceleración no está confinada a la zona del euro. En Estados Unidos, la principal economía del mundo, el crecimiento podría ser del 0,7% anualizado en promedio entre julio y diciembre, la mitad del ritmo del primer semestre. El Banco de Inglaterra redujo esta semana su pronóstico de expansión para el Reino Unido, la economía de Japón está al borde de la recesión y China dijo que el crecimiento de la producción industrial está en un mínimo de 17 meses.
En Europa, información de los países muestra que el PIB alemán cayó un 0,5% con respecto al primer trimestre, cuando había subido un 1,3%. Las economías de Francia e Italia también se contrajeron en el periodo abril-junio, la holandesa se estancó y la española creció al ritmo más lento desde la recesión de 1993 conforme se desplomaba el otrora dinámico sector de la construcción.

Ver comentarios