Economía de EE.UU. extiende contracción
Enviar
Economía de EE.UU. extiende contracción

Washington – La economía de Estados Unidos se contrajo en el primer trimestre a una tasa anualizada del 5,7%, un dato mejor de lo calculado inicialmente, aunque el segundo peor de los últimos 27 años.
El Departamento de Comercio ajustó el viernes sus cifras en cuatro décimas después de haber informado, hace unas semanas, que la contracción del primer trimestre fue, en tasa anualizada, del 6,1%.

En el último trimestre de 2008 el ritmo anual de contracción fue del 6,3%.
El aspecto más importante de los datos del primer trimestre está en el sector empresarial, donde las firmas cortaron drásticamente sus inversiones, y redujeron personal e inventarios para bajar la producción ante una menor demanda tanto dentro de Estados Unidos como en los mercados extranjeros.
El dato del viernes completa el peor semestre económico en 60 años, y tomando en cuenta la contracción del 0,5% en el tercer trimestre de 2008, ésta es la primera vez desde 1975 que la economía de Estados Unidos se reduce por tres trimestres consecutivos.
Pero los datos también sugieren que la recesión que había comenzado en diciembre de 2007 tocó fondo a fines del año pasado. A fin de junio el Gobierno dará su cálculo definitivo sobre el primer trimestre.
Los pronósticos de la Asociación Nacional de Economía Empresarial, un grupo profesional al que se considera como árbitro en la determinación de cuándo hay una recesión, calculan que en el segundo trimestre del año el ritmo anual de contracción será de apenas el 1,8%.
Para el tercer trimestre esos expertos esperan un crecimiento anualizado del PIB del 0,7%, y para el período entre octubre y diciembre calculan que el ritmo anual de crecimiento será del 1,8%.
Los datos del viernes muestran que las ganancias de las empresas, después del pago de impuestos, aumentaron en un 12,9% en el primer trimestre, después de que habían disminuido un 28,4% en el cuarto de 2008. En un año las ganancias disminuyeron en un 22%.
La medida de inflación vinculada al PIB fue corregida una décima hacia abajo al 2,8%. En el cuarto trimestre este índice de precios subió un 0,5%.
El índice de precios en gastos de consumo personal, una medida de inflación a la que presta mucha atención la Reserva Federal en su manejo de la política monetaria, bajó un 1% entre enero y marzo, después de una caída del 4,9% entre octubre y diciembre.
El gasto de los consumidores, que representa casi el 67% de la actividad económica en Estados Unidos, aumentó un 1,5% entre enero y marzo, después de una caída del 4,3% en el trimestre anterior.
Otro ingrediente en el ajuste de cifras fue que la reducción en los gastos de las empresas fue menor que lo calculado inicialmente.
Entre enero y marzo, las inversiones empresariales bajaron un 36,9%, un punto porcentual menos que en el cálculo inicial. En el trimestre anterior los gastos de las empresas habían disminuido un 21,7%.
Y por su parte, el comercio internacional ayudó al PIB de Estados Unidos más que lo calculado inicialmente.
Las exportaciones bajaron un 28,7%, y no un 30% como se había estimado, y la caída de las importaciones se mantuvo en el 34,1%. De esta forma el comercio agregó 2,18 puntos porcentuales al PIB del primer trimestre.

Ver comentarios