Enviar

Dulce y Serena venganza

201309012339000.a6.jpg
La joven Sloane Stephens, que despachó a Serena del Abierto de Australia, no pudo repetir la hazaña. Clive Brunskill-AFP/La República
La estadounidense Serena Williams, número uno del mundo, alcanzó ayer de nuevo los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos al ganar con facilidad por 6-4 y 6-1 a Sloane Stephens, en la esperada revancha entre las dos tenistas locales.
El interés generado por ver a las dos mejores actuales jugadoras de su país solo duró los 52 minutos del primer set, cuando Stephens pudo aguantar el poder de la vigente campeona del torneo, y luego fue todo un paseo de la hermana menor de las Williams.
Serena, primera cabeza de serie, que tendrá de rival en los cuartos de final a la española Carla Suárez Navarro, decimoctava favorita, esta vez fue muy superior a Stephens y se vengó de la derrota sufrida a comienzos de año en Australia.
Williams, que busca su quinto título del último torneo de Grand Slam, no dejó dudas de su superioridad sobre Stephens, que nunca encontró su mejor tenis con los golpes desde el fondo de la pista.
Solo ver el físico que presenta la hermana menor de las Williams es para impresionar a sus rivales, incluida una tenista como Stephens, de 20 años, que va por el mismo camino de la que fue su verdugo en la pista central Arthur Ashe.
Williams ganó por segunda vez a Stephens en el tercer cruce que han tenido como profesionales, todos este año.
Ahora su atención estará puesta en Suárez Navarro, de 24 años, que superó a la alemana Angelique Kerber, octava favorita, por 4-6, 6-3 y 7-6 (7-3).
Anoche la polaca Agnieszka Radwanska cayó ante la rusa Ekaterina Makarova (24), 6-4, 6-4, y la china Na Li, quinta favorita, derrotó a la serbia Jelena Jankovic, novena preclasificada y exnúmero uno del mundo, 6-3, 6-0.

Nueva York/EFE
 

Ver comentarios