Duelo de fuerza y velocidad
Didier Drogba jugará su último Mundial, en una generación de Costa de Marfil de la que se esperó más. Jewel Samad-AFP/La República
Enviar

Duelo de fuerza y velocidad

Los imponentes elefantes de Costa de Marfil y los inquietantes samuráis azules de Japón emprenden este sábado, bajo el calor justiciero de Recife, la búsqueda de un camino que los saque de esa “era del hielo” que ha congelado sus campañas en mundiales y les impide atravesar la frontera de octavos de final.

201406132338380.a44.jpg
Costa de Marfil, la selección de oro y verde llega a su tercera copa consecutiva cargando de nuevo la fama de tener un grupo talentoso de jugadores pero incapaz de superar la primera ronda.
Y el equipo del Sol Naciente no parece dispuesto a cargar en Brasil, por quinto mundial consecutivo, el aviso luminoso de “animador” del certamen, ese mismo que lo ha descrito, muchas veces con desdén, como un colectivo exótico y atrevido.
Didier Drogba, Didier Zokora, así como los hermanos Kolo y Yaya Touré suman 133 años y toneladas de experiencias en sus clubes pero saben que tras este Mundial su generación de oro no tiene más allá.
“Estamos más cerca del fin que del principio”, declaró el defensor del Liverpool inglés de 33 años Kolo Touré.
Drogba, de 36 años, será por tercer Mundial seguido la principal carta del plantel marfileño, a pesar de su temporada irregular debido a una serie de lesiones, en el Galatasaray turco.
Por su parte, el italiano Alberto Zaccheroni, que llegó al banco en 2010, ha imprimido agresividad en ataque y solidaridad entre líneas a un grupo que tuvo dificultades en principio para digerir sus conceptos.
El relevo generacional en el equipo se ha dado con buenos resultados tras la retirada de los talentosos centrocampistas Hidetoshi Nakata y Shunsuke Nakamura.
El nuevo referente del fútbol nipón, es Keisuke Honda, una figura atípica en su país, pues mide 1,82 metros, y aun así tiene una rica técnica que le torna hábil, veloz, preciso en el pase y con un golpe de pelota letal, especialmente a la hora de ejecutar tiros libres.

Río de Janeiro/EFE

Ver comentarios