Enviar

No se sabe si alguna empresa privada podría haber estado interesada en la construcción de una planta refinadora de petróleo y en qué condiciones

Dudas en proyecto de refinería

Las interrogantes que plantea la forma en que se ha manejado lo relacionado con la necesidad de dotar al país de una refinería de petróleo son válidas.
La competencia es sana. Bajo ese principio se decidió hacer de la costarricense una economía abierta.
Son pocos los sectores en los que es bueno que la misma sea mixta para poder garantizar aspectos vitales que aseguren el buen funcionamiento del resto, como seguridad, salud y educación, donde se necesitan sistemas solidarios.
En el caso de la construcción de una planta que permita a Recope refinar el crudo que importa, sin embargo, no se sacó a licitación la obra, para que el sector privado y la propia Recope participaran, sino que se le entregó el proyecto a Soresco, una sociedad constituida en partes iguales por las empresas estatales Recope y China National Petroleum Company International.
Por otra parte, una inversión tan grande solo se justificaría si hay alta probabilidad de que de ese modo el país cuente con derivados del petróleo de buena calidad y a mejor precio que el que tiene actualmente al tener que importarlos Recope para luego distribuirlos.
Para lograr ese objetivo se necesita por un lado la construcción de la planta y por otro una operación eficiente.
No se sabe en este caso si alguna empresa privada podría haber estado interesada en la construcción de dicha planta y en qué condiciones.
En cuanto a la capacidad de Recope de operarla luego con eficiencia, lo que tenemos es la experiencia de que es esta una institución cara, con demasiados empleados, algunos de los cuales pueden estar exageradamente compensados.
Al igual que a la mayoría de las instituciones del Estado, los gobernantes no le imponen la rendición de cuentas que deberían. No se mide el rendimiento de los trabajadores, para corregir lo necesario y convertir al ente en uno de alto beneficio nacional.
A pesar de esto, en el caso que hoy nos ocupa, la fase de construcción de la planta refinadora de petróleo se le encargaría a Soresco, pero una vez construida, Recope sería el único responsable de operarla y de pagarle un alquiler a la empresa conjunta así como de reembolsar su parte del préstamo bancario, independientemente de que la operación se haga de forma rentable o no.
¿Quién podría garantizar que dicha operación sería tan provechosa como para que se pague lo debido y aun así el país se beneficie con derivados del petróleo de buena calidad y a menor precio?
Ver comentarios