Enviar
Duarte desata crisis en Congreso paraguayo

Asunción
EFE

El juramento como senador activo del ex presidente Nicanor Duarte y su posterior anulación instaló ayer la primera crisis en el Congreso paraguayo, apenas dos semanas después de la asunción de su sucesor, Fernando Lugo.
Duarte juró ante el presidente del Senado, Enrique González Quintana, del opositor partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE), que lidera el general retirado Lino Oviedo, pese al rechazo de la mayoría de la cámara alta, cuyos representantes no asistieron a la sesión.
Sin embargo, el bloque mayoritario invalidó esa decisión y confirmó a Jorge Céspedes, que había juramentado provisionalmente, como senador titular en reemplazo de Duarte, con el apoyo de 24 de los 25 legisladores presentes en la sala.
Asimismo, la mayoría también otorgó los permisos correspondientes a los senadores Blas Llano y Efraín Alegre, ambos del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), quienes asumieron los ministerios de Justicia y Trabajo y de Obras Públicas, respectivamente, y tomó juramento a sus suplentes.
Duarte, quien llegó al Congreso en medio de cientos de seguidores del Partido Colorado, que en los comicios del 20 de abril pasado perdió la Presidencia tras 61 años de hegemonía en el poder, intentó varias veces ocupar el escaño que ganó en esas votaciones.
La lista al Senado encabezada por Duarte obtuvo más de 500 mil votos en las urnas, en las que el Partido Colorado retuvo la mayor representación en el Senado, de 45 miembros, y en la Cámara de Diputados, de 80.
Duarte primeramente renunció a la Presidencia como paso previo, aunque el Congreso anterior no tuvo quórum para aceptarla o rechazarla, ante el boicot de los actuales aliados de Lugo porque consideran que Duarte debería jurar como senador vitalicio, con voz pero sin voto.
Los senadores vitalicios pueden intervenir en los debates, pero no pueden votar, según el reglamento de la cámara.
Ver comentarios