Leopoldo Barrionuevo

Enviar
Sábado 15 Noviembre, 2008

ELOGIOS
¿DT o entrenador?

Leopoldo Barrionuevo

En un mundo mediático como en el que vivimos, los centímetros de columna, los segundos de televisión, las imágenes cuentan más que los elogios, eso lo sabe Diego Armando Maradona a quien no le importan las críticas: “hablen mal o bien de mí pero por lo menos hablen” y debe tener razón porque hay pocas figuras mundiales que sean tan buscados, entrevistados y fotografiados cuando triunfan, están en decadencia o bien opinan de lo que saben porque Diego es fatal cuando habla de lo que no sabe.
Ya lo pasó a Pelé en importancia histórica, aunque no se puede estar entre los grandes cuando uno no se codea con el recuerdo de Alfredo Di Stéfano, Beckenbauer, Cruyff, José Manuel Moreno, Obdulio Varela, el Pibe Valderrama, Michel Platini y otros genios de toda la cancha, no solamente de un pedazo del área penal como los a veces más recordados goleadores. Me refiero a los que arman, ven, dirigen y e inventan la estrategia en la cancha y no precisamente a los directores técnicos. Porque es probable que un vendedor estrella no pueda dirigir un equipo de ventas, pero un gerente de ventas que no ha sido vendedor es una vieja vestida de pebeta.
Por eso, juzgar a Maradona por lo que dice es una forma infantil de hacerle el juego, porque una figura que en estos días estuvo en Gran Bretaña para hablar con los jugadores de su selección, en el país al que tocó con “la mano de Dios” y el casi inmediato gol histórico del Mundial 1986, se dio el lujo de visitar clubes como el Manchester United donde sus grandes estrellas se disputan el honor de una foto a su lado y Ferguson lo baña en elogios como uno sus pares.
La mayor parte de la gente le augura un fracaso, olvidando que todos han fracasado en un selección que lleva 22 años sin triunfos pese a contar con los jugadores más cotizados del mundo que al menos, respetan a Maradona, el único que puede hablarles en el lenguaje del vestuario, sin que sus colegas se atrevan a cuestionarlo. Mucho menos cuando se toma un avión para hablar con cada uno en su casa, a solas diciéndole por qué cuenta con ellos y lo que espera de ellos. Para mí, nadie le dio a su selección tantas alegrías en toda su historia y además, Argentina no tiene una Selección sino 22 figuras desperdigadas por Europa que juegan tres a cuatro partidos por semana y no se reúnen nunca: no hay tiempo para hablar con cada uno de ellos ya que nunca entrenarán juntos, salvo en los escasos amistosos que ahora cuestan el doble desde que incluyen a Maradona (no a Messi, Agüero o Riquelme) y para el de Glasgow el 19 de este mes, se augura un estadio repleto.
Eso es Marketing y Maradona lo sabe. También sabe lo que es coraje, motivación, entusiasmo y talento, los sentimientos que son capaces de todo: saber hablar con la gente es la mayor de las virtudes de todo líder, conductor o gerente, el resto es teorización de lo que no entienden. Lo que sí no puedo asegurarle es si Maradona triunfará en su intento, solo puedo comentarle que otros no han podido pese a la materia prima con la que cuentan, porque no es sencillo intentar motivar a primas donnas con un valor de 30 ó 40 millones de dólares cada una en el mercado futbolero mundial. Es un sueño que va más allá de mi entendimiento.
Maradona lo sabe y puede hacerlo y tiene ante sí —una vez más— que superar un desafío que puede ir más allá de sus fuerzas. Por eso creo en él.

www.leopoldobarrionuevo.com