Enviar
Dramático clásico provincial
Contra las cuerdas no valen los empates, solo los goles y hubo cinco

En solo seis minutos, el Alajuelense metió dos balones en el marco de Leonel Moreira, pero en el minuto 90, el equipo estaba pidiendo tiempo.
Emociones y goles de principio a fin; clásico provincial dramático donde no cabía un empate que a ninguno de los dos servía, en su afán de meterse en lugares de clasificación; velocidad por los costados con Salvatierra y Meneses y pases largos a la espalda de los centrales florenses, Garro, Salazar y Montero, de los medios Valle y Guzmán resultaron letales para la retaguardia anfitriona.
Diego Calvo le ganó la posición a Junior Alvarado y cruzó el 1-0 y de un tiro libre de Alpízar, José Salvatierra se aprovechó para rematar abajo el segundo.
Jafet sacrifica a Garro y mete a Mambo Núñez; se juntan a tocarla Ramírez y Cancela; el Herediano se abre y pasa al ataque y el rival aprovecha los huecos. Hay espacios libres por todas partes y el juego se pone de ida y vuelta.
Pemberton detiene bólidos seguidos de Ramírez y Barbosa; Alpízar pierde un “gol muerto”; Francis salva otro cuando cerraba Sancho a puerta descubierta y en el 41, Cancela madruga a la zaga eriza y cobra tiro libre con el rival mal parado. Giancarlo roza el balón para atrás y Mambo recibe el obsequio y crucifica a Patrick. Bola al centro, se fuga Diego Calvo con tres fintas, penetra al área y sirve a Gabas que empuja el tercero.
Un minuto después, el mismo Gabas bota el cuarto y empezando el segundo tiempo, Valle pierde otra oportunidad cara a cara con Moreira.
De esto se quejó luego Oscar Ramírez: “Tuvimos para meter seis y casi nos empatan”.
La Liga bajó los decibeles ofensivos y Jafet se juega la última carta; entra Ismael Gómez por Junior Alvarado y Herediano pasa al ataque. Se crece Pemberton que bloquea par de taponazos de Granados y Angulo, huele a descuento florense y este llega pero muy tarde, cuando Gómez destapa un mortero de larga distancia, imposible para Patrick.
Era tiempo de descuento y Herediano no tuvo tiempo.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Ver comentarios