Draghi sopesa mensaje sobre crisis del euro
Enviar
Draghi sopesa mensaje sobre crisis del euro

El presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi tiene dificultades para encontrar el equilibrio correcto entre decir demasiado y no decir nada.
Draghi recibió elogios por su sinceridad cuando tomó el timón del BCE hace siete meses. Desde entonces, ha dejado a los inversores haciendo conjeturas sobre tres iniciativas griegas clave y confundió a algunos de ellos respecto de las perspectivas de compra de bonos por el BCE, perjudicando a los bonos italianos y españoles. Muchos economistas, desde los de Nomura International Plc a los de ING Group NV, dicen que la comunicación de Draghi exacerba las turbulencias del mercado.

“Desde la primera conferencia de prensa en la que Draghi mostró un estilo muy seguro de sí mismo, todo básicamente ha ido barranca abajo en lo que hace a comunicación”, señaló Nick Kounis, responsable de investigación macro de ABN Amro en Amsterdam. “Es claro que la comunicación a veces dio la impresión equivocada y eso hace que los mercados sean un poco más volátiles”.
Draghi tomó las riendas del segundo banco central más importante del mundo en medio de su mayor crisis, con el futuro de la moneda común europea en peligro.
En momentos en que la preocupación por la solvencia de las naciones de la zona euro hace subir los costos del endeudamiento y obliga al BCE a adentrarse aún más en territorio desconocido, Draghi debe equilibrar la necesidad de transparencia con el riesgo de asustar a los mercados financieros.
‘Información pertinente’ La apertura y la transparencia guían las actividades de comunicación del BCE, declaró una portavoz del banco central con sede en Fráncfort. De acuerdo con su sitio web, el objetivo de transparencia del BCE es dar al público y los mercados “toda la información pertinente” de “manera abierta, clara y oportuna”.
“La estrategia de comunicación debe colocarse en el difícil marco de la unión monetaria”, explicó Robin Marshall, director de renta fija de Smith Williamson Investment Management en Londres, que administra unos $18.000 millones. “Pero es cierto que han sumado volatilidad. En ciertos momentos, podrían haber sido más transparentes”.
Draghi, de 64 años, sorprendió a los observadores con su franqueza en su debut como presidente del BCE cuando inesperadamente rebajó las tasas de interés el 3 de noviembre y dijo que la zona euro se encaminaba a una recesión, haciendo caer aún más el euro.
“Debe ser el primer presidente del BCE que pronuncia la palabra ‘recesión’ antes de que ocurra”, apuntó en aquel momento Julian Callow, economista jefe europeo de Barclays Plc en Londres.
Un mes después, Draghi confundió a los mercados por primera vez. Al hablar ante el Parlamento Europeo, pareció sugerir que el BCE intensificaría la compra de bonos de los gobiernos si los líderes europeos se ponían de acuerdo sobre la idea entonces novedosa de un pacto fiscal.
El BCE este año también demoró o evitó anunciar tres iniciativas sobre Grecia, el país que está en el epicentro de la crisis de deuda, permitiendo que las noticias se filtraran y quedaran sin explicación en los mercados.
Christoph Kind, responsable de asignación de activos en Frankfurt Trust, que gestiona unos $20.000 millones, dijo no estar descontento con la comunicación del BCE.
Sin embargo, “siempre me pongo un poco nervioso cuando Draghi habla, esperando el ocasional paso en falso”, expresó Kind. “En algunos aspectos es impertinente y en otros casos habla demasiado”.

Bloomberg

Ver comentarios