Enviar
Comisión de Ambiente programa gira de campo a final de mes para evaluar impacto ambiental en suelo nacional

Dragado del río San Juan bajo la lupa de diputados

• Obras en Nicaragua se iniciaron el lunes pasado bajo la supervisión del ex guerrillero sandinista Edén Pastora


Al considerar que el dragado en el río San Juan en Nicaragua, podría afectar el caudal del río Colorado en suelo costarricense, además de secar humedales, afectar el turismo y decenas de empleos asociados a él, los diputados de la Comisión de Ambiente del Congreso alistan maletas para realizar una gira de campo, a fin de evaluar las obras que se realizarán y de ser necesario, hacer las denuncias respectivas.

Por medio de una moción aprobada de forma unánime por todos los partidos en dicho foro legislativo, los diputados iniciarán su gira el próximo 25 de octubre.

Precisamente, este lunes anterior, la draga denominada “Soberanía” por el Gobierno nicaragüense, inició sus labores bajo la supervisión del ex guerrillero sandinista Edén Pastora, conocido como “Comandante Cero”, para devolverle la navegabilidad a un sector del río San Juan, que perdió esta capacidad con el paso de los años por la acumulación de sedimentos.

“Existe mucha incertidumbre sobre las consecuencias que se podrían derivar del dragado del río San Juan. Nosotros, como diputados, respetamos la soberanía que sobre el río tienen nuestros vecinos, pero debemos recordar que nuestro país tiene derecho a estar informado y evitar que una acción como esta traiga consecuencias en nuestro lado; si es así, tendremos la capacidad de coordinar acciones de prevención y mitigación. Por otra parte, la idea es que las evaluaciones de impacto ambiental que se hagan sean de conocimiento de Costa Rica”, expresó Claudio Monge, legislador del Partido Acción Ciudadana.

El río San Juan, de 200 kilómetros de longitud, nace en el lago Cocibolca en el sur de Nicaragua y desemboca en el mar Caribe, bordeando en su trayectoria parte de la frontera nicaragüense con nuestro país.

Las acciones de dragado se llevarán a cabo a lo largo de 33 kilómetros en las partes más angostas hasta llegar a su desembocadura. El principal temor de los legisladores nacionales es que estas acciones arrastren una importante cantidad de agua del río Colorado, afectando su cauce y todas las actividades que se derivan de él.

El año pasado, un fallo de la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, reconoció la soberanía de Nicaragua sobre el río; sin embargo, determinó que Costa Rica puede navegar por sus aguas con fines comerciales perpetuamente.

“La gira es exploratoria. Yo confío en que los estudios de impacto ambiental hechos por las instituciones nicaragüenses concuerden con las conclusiones a las que llegaremos nosotros”, expresó Alfonso Pérez, diputado del Partido Liberación Nacional y presidente de la Comisión de Ambiente.

Se trató de conocer la opinión de René Castro, ministro de Relaciones Exteriores, pero se encuentra en una gira por Qatar, India y China. Sin embargo, durante su comparecencia ante la Comisión de Ambiente del Congreso en setiembre, el Canciller manifestó su conformidad con el dragado del río.

“Nosotros tenemos que vigilar que esa decisión no tenga impactos negativos del lado costarricense. Estamos satisfechos con las justificaciones técnicas de impacto ambiental que tiene Nicaragua”, expresó Castro en aquella ocasión.



Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios