Dos veces Maestro
El serbio Novak Djokovic remontó en dos ocasiones para ganar su segunda Copa de Maestros. Glyn Kirk-AFP/La República
Enviar

Dos veces Maestro

Novak Djokovic venció a Roger Federer en Londres

El serbio Novak Djokovic ganó su segunda Copa de Maestros ante el suizo Roger Federer, a quien derrotó en el O2 Arena de Londres por 7-6(6) y 7-5, en dos horas y 14 minutos.
Djokovic, que demostró una vez más su fortaleza mental al imponerse en dos sets en los que comenzó perdiendo, vuelve a coronarse con un título que ya ganó en 2008, y priva a Federer de ampliar su récord de seis Masters, más que ningún otro tenista en la historia.
El de Belgrado, que cierra el año por segundo año consecutivo como número uno del mundo, y Federer, que ha sido el primero del ranking a final de temporada en seis ocasiones, se conocen a la perfección: habían disputado hasta hoy 28 partidos, 16 de los cuales se los había llevado el suizo.
Federer abrió el partido con confianza y quebró en su primera oportunidad el servicio de Djokovic, que comenzó con dudas como en la mayoría de encuentros en esta Copa, pero también demostró su capacidad para sobreponerse a los momentos difíciles.
A los diez minutos de juego, el campeón este año en Wimbledon y medalla de plata olímpica había subido un contundente 3-0 al marcador del abarrotado pabellón O2 Arena.
Ante la adversidad, el serbio no perdió el tono y se mantuvo firme hasta igualar en choque en el sétimo juego, para imponerse de nuevo al resto y remontar con un 5-4 en el marcador que ponía a Federer contra las cuerdas.
Ninguno de los dos primeros tenistas del mundo estaba dispuesto a ceder, y el suizo logró ponerse 5-5 al resto: el primer parcial, que duró una hora y 12 minutos, más que diversos encuentros de esta Copa de Maestros, no se solventó hasta el desempate.
Después de que Djokovic recibiera atención médica por un golpe en el codo que se dio al tratar de alcanzar una bola de su rival, Federer salvó una primera bola de set para acabar sucumbiendo a la segunda.
El desempate, que dejó algunos de los intercambios más estéticos del campeonato, anticipaba un segundo set de nuevo denso y disputado.
Federer quebró de primeras y ambos tenistas, que comenzaban a acusar el cansancio, avanzaron con fuerzas parejas hasta que, tras casi dos horas de partido, llegó un nuevo punto de inflexión.
El suizo sirvió con 5-4 para forzar el tercer parcial y se puso por delante 40-15, pero Djokovic todavía tenía que demostrar por qué es un maestro.
Las dos bolas de set del helvético se quedaron en nada ante la concentración y la fuerza de Djokovic, que gritó como si ya hubiera ganado al conseguir el 5-5.
Federer todavía podría haber forzado el desempate de ese segundo set, pero en esta ocasión estaba ya derrotado, y el serbio pudo cerrar el duelo con una bola rápida y precisa que obligó al suizo a dar un golpe en el aire.

201211122359520.a11.jpg

Londres/EFE
 

Ver comentarios