Enviar
Dos semanas intensas
Manuel Obregón, ministro de Cultura, conversó con MAGAZINE sobre las bases que tendrá el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 en el ramo, y cómo ha sentido su paso a la cabeza del Ministerio

¿Cuál va a ser el enfoque central del Plan Nacional de Cultura?

Generar una campaña de conciencia sobre lo que es la identidad nacional a través de la cultura. Hay una gran desinformación y crisis de qué es lo que queremos ser como costarricenses y como país.

¿Cuánto es el presupuesto del Ministerio para este año?

En cuanto a los recursos reales, lo que han autorizado es un aumento de un 5% sobre el (monto del) año anterior (2009), que aproximadamente fue de ¢16 mil millones.
Pero estamos apostando también por lo que llaman partidas no repetitivas, que son proyectos específicos para este año y puede aumentar bastante (el presupuesto).

¿Qué plan tiene para que le den más recursos para 2011?

Hay varias formas de acercarse a una utopía que yo considero justa de un 4% a un 5% (de presupuesto adicional para cultura en 2011), y que se lograría haciendo alianzas con otras carteras por medio del Ministerio de Planificación.
Por ejemplo ya empezamos con el de Educación; si nos resulta caro encontrar lugares para hacer un concierto en zonas rurales, ese Ministerio puede aportar equipos y los gimnasios de los colegios para hacerlo. También con los de Seguridad, Gobernación, Turismo y Ambiente, ya empezamos a compartir un poco de presupuesto.

¿Se ha reunido con la Presidenta para discutir temas del sector?

Bastante. Hemos hablado de cómo invertir en cultura es invertir en seguridad.

¿Cómo se ha sentido en el puesto de ministro?

Muy complacido de la labor hecha hasta ahora y de haber podido consolidar un equipo de trabajo. Han sido dos semanas pero han parecido como dos años, de mucho trabajo y también mucho aprendizaje. Para mí es una experiencia nueva.

En la elección de los puestos de confianza solo tuvo inconvenientes con el director del SINEM, ¿qué le han dicho de los otros jerarcas designados?
En general ha sido bastante positivo. En la selección de las personas siempre hay un aspecto, el que uno no le puede quedar bien a todo el mundo. Estamos proponiendo un cambio nombrando a gente del sector artístico, y creo que el sentimiento más fuerte o la oposición la hemos recibido de los sectores más conservadores dentro del arte, pero eso ya lo sabíamos.

¿En cuál área como ministro se siente más débil?

Me gusta más la experiencia de campo, visitar lugares y hablar con la gente, la parte de acción. Soy consciente de que hay que hacerlo pero lo que me gusta menos son las reuniones de juntas directivas y las partes más protocolarias.

¿Cómo ha sido su relación con la prensa?

Muy buena, pero soy sincero, siento un cambio de lo que significa la relación con la prensa como artista a funcionario público, porque creo que hay que ser consciente de que cualquier acción o palabra puede afectar a otra persona, hay que manejarlo con más cuidado.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios