Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 25 Marzo, 2015

Para los que viven fuera de la Meseta Central y tienen recursos para hacerlo, ¿por qué no visitan la capital?


¿Dónde pasar la Semana Santa?

Aunque para algunos será difícil creerlo, una proporción importante de los residentes de la Meseta Central pasan los días de la Semana Santa en sus hogares. En muchos casos es el factor económico; es caro viajar, y no poseen el dinero. También, cada año hay más que tienen que trabajar en los días de esta semana, no solo de lunes a miércoles sino el jueves y viernes también.
Los aeropuertos, los hoteles y restaurantes, los sitios turísticos, los hospitales, la policía y otras instituciones de vital importante tienen que operar y los que laboran en ellos no pueden faltar.
Los taxistas, autobuseros y porteros también están obligados a prestar servicio.
Pero para otros, que tienen los recursos y que no salen, es el gusto de pasear en calles despejadas, de poder visitar un centro comercial o supermercado donde no hay mucha gente, de descansar y compartir con familiares y amigos en el periodo vacacional lo que les atrae.
Hay algunos comercios que cierran, pero cada vez son menos, porque sus propietarios se han dado cuenta de que clientes sí hay para ellos.
Otros se quedan para participar en los desfiles y las conmemoraciones religiosas de las fechas. Después de todo, se llama Semana “Santa” por su importancia en el calendario cristiano. En las playas el ambiente es otro; hay música con bailes todas las noches incluyendo la del viernes y nada religioso se ofrece.
Recientemente es común oír a personas decir que han decidido viajar al exterior “porque es más barato ir a Nicaragua, Panamá o Miami que hospedarse en un hotel de playa costarricense”.
Para que sea cierto este argumento hay que determinar lo que cuesta el transporte aéreo, pero es muy probable que los hoteles y los restaurantes sean más baratos que los ticos. Al tener Costa Rica una de las monedas más caras del mundo a merced de políticas erróneas del Banco Central, tienen que ser estos otros lugares más económicos.
Surge la pregunta: ¿no sería mejor para la competitividad del país si todo operara normalmente en los días que no son feriados en esa semana? Es más, no está claro que “jueves santo” es realmente un feriado religioso de importancia; se da para que las personas se preparen en ayunas y con reverencia para el día siguiente.
En un país netamente agrícola, tomar tanto tiempo libre no implicaba costos para la producción; ahora que hay tanta demanda internacional para los servicios y productos costarricenses, ¿no sería mejor mantener todo abierto?
Para los que viven fuera de la Meseta Central y tienen recursos para hacerlo, ¿por qué no visitan la capital?
Los hoteles ofrecen precios especiales, el clima es agradable y no encontrará el “corre-corre” que tipifica normalmente la zona urbana más importante del país. Las procesiones son muy bonitas, especialmente la de Cartago, y les podría gustar.
Ya se está terminando el verano; si tiene vacaciones, ¡que las disfrute!


[email protected]