Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



FORO DE LECTORES


¿Dónde comienza la inseguridad?

| Sábado 11 septiembre, 2010



La inseguridad se cimienta en la falta de compromiso de una sociedad que quiere seguir viviendo en la anarquía y sin voltear la mirada a los menos afortunados solo porque llevamos una vida acomodada

¿Dónde comienza la inseguridad?

La inseguridad es el problema más grave que tiene nuestro país y la prioridad número uno dentro de los asuntos por solucionar a nivel nacional. En los últimos días la violencia ha repuntado preocupantemente, con más homicidios, más muertes en carretera, más asaltos, más armas en los colegios y más guerras de pandillas, pero pregunto: ¿dónde comienza la inseguridad?
La inseguridad y la violencia que estamos sufriendo son el reflejo de nuestra sociedad, resultado de nuestra apatía para ayudar a los demás y cumplir con nuestras obligaciones cívicas. La inseguridad comienza con el oficial de tránsito que pide sobornos, con el funcionario público que pide documentos extras para hacer un trámite y con la persona que pretende evitar una fila a costas de los demás, que esperan por horas. La violencia es un problema grave, pero la inseguridad no solo es el temor a ser asaltado en las calles. Inseguridad es presentarse a hacer un trámite y saber que aunque llevamos todos los documentos requeridos siempre es posible que nos pidan papeles adicionales o en el peor de los casos dinero, por hacer alguna diligencia gratuita. Inseguridad es no poder confiar ni en los alcaldes, que no desaprovechan oportunidad para usar recursos públicos en beneficio propio. Inseguridad es salir hacia el trabajo sin saber si la calle que siempre transitamos estará bloqueada. Inseguridad es salir a manejar en una carretera completamente nueva rezando para no terminar debajo de una roca.
Hace poco hablaba con un funcionario del MOPT sobre el ancho de la Carretera Interamericana Norte y le decía: estoy seguro de que el ancho de esa carretera es según la ley de caminos de 50 metros; sin embargo, me contestó él, aunque la ley diga eso no es posible para nosotros actuar contra ninguna invasión al derecho de vía sino hasta que una persona del departamento de alineamiento emita una resolución diciéndonos que ese es el ancho del derecho de vía. ¡A pesar de estar establecido por ley, eso es inseguridad!
Otro día solicité en una municipalidad la lista de los regidores y síndicos propietarios y la secretaria del Concejo me dijo: si la necesita para fines académicos se la puedo dar. Lo que significa que los regidores y síndicos hacen propaganda electoral, votamos por ellos, los elegimos y nos representan en la municipalidad, pero no podemos saber quiénes son. ¡Eso es inseguridad!
En resumen, inseguridad no solo es la violencia, esta es su manifestación más palpable y dolorosa pero es solo la punta del iceberg. La inseguridad se cimienta en la falta de compromiso de una sociedad que quiere seguir viviendo en la anarquía, sin multas para los que conducen ebrios, sin hacer filas, sin control del transporte público y sin voltear la mirada a los menos afortunados solo porque llevamos una vida acomodada. Mientras no aceptemos la necesidad de cambiar como sociedad y asumamos el reto de hacer ese cambio seguiremos teniendo los mismos resultados que hasta ahora.

Adalberto Cruz Mata