Enviar
Dolor y ansiedad se apoderan de Sichuan

Casi 15 mil muertos y 40 mil sepultados o desaparecidos por terremoto en China


Pekín
EFE

La cifra de muertos por el terremoto del lunes en la provincia de Sichuan se eleva ya a 14.866, mientras que al menos 40 mil personas están sepultadas o desaparecidas, según los últimos datos oficiales divulgados ayer.
La mayoría de los fallecidos, 14.463, corresponden a Sichuan mientras que el resto se reparten en las provincias de Gansú (280), Shaanxi (106), Henan (2) y Yunnan (1), y la municipalidad de Chongqing (14), anunciaron fuentes oficiales citadas por la agencia oficial, Xinhua.
En Sichuan, el vicegobernador Li Chengyun dijo en una rueda de prensa que en la provincia, además de los fallecidos, 14.051 personas han sido dadas por desaparecidas, 25.788 están sepultadas bajo los escombros y 64.746 heridas.
Los últimos datos oficiales llegan en medio del multitudinario despliegue de las fuerzas militares y paramilitares chinas en las zonas más afectadas por el seísmo, el peor en tres décadas y que tuvo su epicentro en el distrito de Wenchuan.
De los 50 mil efectivos enviados ya, 200 soldados consiguieron llegar ayer en lancha motora a una de las localidades más afectadas en Wenchuan, Yingxiu, donde las autoridades dan por muertos a 7.700 de sus cerca de 10 mil residentes.
La localidad fue sobrevolada ayer en helicóptero por el primer ministro chino, Wen Jiabao, que está en la zona desde el mismo día en que se registró el seísmo y que ha visitado a los heridos y sobrevivientes.
"Los supervivientes deben seguir viviendo y vivir una vida incluso mejor. Cuando uno se enfrenta a la calamidad, los más importante es tener determinación para combatir el desastre y confiar en un futuro mejor", dijo Wen, citado por la prensa estatal.
En la ciudad de Mianzhu, otra de las más afectadas con más de 3 mil muertos y también incomunicada, un avión de carg
a del ejército lanzó ayer por primera vez cinco toneladas de materiales de urgencia, como agua mineral, leche y fideos instantáneos.
Las fuerzas militares envían además desde el aire teléfonos móviles a las áreas incomunicadas.
Entre tanto, un primer destacamento de 15 paracaídistas, de los 100 desplegados para llegar a las zonas más incomunicadas, aterrizaban en el distrito de Maoxian, al noreste de Weichuan y donde al menos han fallecido un centenar de personas.
Entre los fallecidos anunciados ayer, se encuentran 178 estudiantes de una escuela de secundaria de tres pisos del distrito de Qingchuan, que se derrumbó por el terremoto y bajo cuyos escombros están atrapados 23 estudiantes.
En otro de los distritos más afectados, Beichuan, la cifra de fallecidos confirmados subió ayer de 3 mil a cerca de 5 mil, con unos 10 mil heridos.
Y mientras los esfuerzos de rescate continúan, las donaciones públicas, tanto en dinero como en material, suman $86 millones, según anunció ayer el Ministerio de Asuntos Civiles.
Entre los donantes, varios deportistas de renombre como el plusmarquista mundial de los 110 vallas, Liu Xiang, que junto a su entrenador ha entregado $71 mil, y el pívot de los Houston Rockets, Yao Ming, que ha dado la misma
cantidad.
Otras celebridades chinas también se han sumado a la campaña de donaciones, como la estrella del cine de artes marciales Jackie Chan, más de un millón de dólares.
En Pekín, el Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista o Politburó (máximo órgano del Ejecutivo), se reunió ayer presidido por el presidente del país, Hu Jintao, e instó a enviar más efectivos militares y paramilitares, así como personal médico.
"Debemos prestar toda la atención en mantener la estabilidad social", afirmó Hu en la reunión.
Por su parte, Oscar Arias, presidente de Costa Rica, envío a Hu una carte de pésame.
“Con profundo dolor he visto las noticias de los estragos causados por el reciente terremoto en la provincia de Sichuan. China, que tantas veces ha bebido del amargo cáliz de los desastres naturales, debe ayer dedicarse de nuevo al recuento de los daños y a la elaboración del duelo por las muertes ocurridas,” expresó el mandatario costarricense en su misiva.
“Sé que ninguna de mis palabras servirá de consuelo. Sé que ninguna de las acciones con que pueda colaborar Costa Rica, podrá recuperar a una sola de las vidas humanas que se han perdido. Sin embargo, deseo reiterar la amistad que mi país profesa hacia el pueblo chino, y la certeza de que cuentan con nuestro apoyo para iniciar el proceso de reconstrucción de los pueblos y las viviendas que han sido destruidos.”
Ver comentarios