Enviar
Ayer alcanzó el precio de referencia más bajo en 2010
Dólar sigue cayendo
Moneda norteamericana podría caer hasta ¢10 más
El tipo de cambio del dólar con respecto al colón sigue cayendo en octubre. Este martes se ubicó con el precio más barato del año al venderse a un promedio de ¢508,94 por dólar y comprarse a ¢498,92.
Antes de esta caída el precio más bajo se había dado a inicios de setiembre cuando la moneda se transó a ¢511,26.
Lo anterior es parte de una tendencia a la baja que se ha estado experimentando desde enero pasado, donde el dólar tuvo un máximo de ¢582,21 en el precio de referencia de venta (promedio a que las entidades financieras venden en las ventanillas de los bancos).
En el precio de ayer podrían haber incidido otros factores “como el alza de las tasas de interés que realizó el Banco Central la semana pasada”, explicó Jorge Madrigal, subgerente general del Banco Hipotecario de la Vivienda.
El ente emisor aumentó el premio pagado a los inversionistas de Central Directo, con lo cual pudo haber influido en que se cambiaran algunos recursos de dólares a colones para hacer nuevas inversiones, y así lanzar más dólares al mercado.
Este panorama preocupa a los exportadores que en numerosas ocasiones han alertado de la ola de despidos que se podría generar si sus empresas pierden competitividad a través de una baja sustancial en el precio del dólar, moneda en que reciben sus pagos.
Si la oferta de dólares se mantiene creciendo la divisa podría bajar hasta ¢10 del precio de ayer, pero no mucho más que eso. Dado que el compromiso del Banco Central es comprar todos los dólares que se negocien en ¢500.
Estos altibajos de la divisa norteamericana son normales en todo el mundo, dada una política de bajas tasas interés en la Reserva Federal Norteamericana que estimula el flujo de capital a países como Costa Rica.
Sobre ese movimiento de dinero a economías emergentes se ha desatado toda una polémica ya bautizada como “guerra de monedas”. El problema de las guerras es que las monedas menos fuertes suelen ser perdedoras.
En Costa Rica ya se valora intervenir directamente en el mercado de divisas, poner impuestos a las transacciones en dólares y además podría restringirse el ingreso de capitales, según el vicepresidente Luis Liberman, quien toda su vida ha sido banquero.
“El mayor riesgo para los participantes ahora es que el tipo de cambio pueda subir debido a que se encuentra muy cercano al piso de las bandas en el mercado mayorista”, dijo Alberto Franco, economista de Ecoanálisis.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios