Enviar
Según exmiembro de junta directiva del Banco Central
Dólar podría flotar en año y medio
Si hay crisis en Estados Unidos, se extendería uso de bandas para proteger economía nacional, dicen expertos

El precio del dólar podría empezar a flotar en 18 meses, expresó el exmiembro de junta directiva del Banco Central de Costa Rica, Luis Mesalles, en un seminario reciente sobre perspectivas de la economía.
El economista de Ecoanálisis analizó la manera como el Banco Central redactó la revisión de su programa macroeconómico en julio de este año, resaltando que estableció un tiempo para buscar consolidar la estrategia de control monetario, en tanto que, en materia cambiara expresa un compromiso de un sistema de bandas pero en el corto plazo, no en el mediano, como lo hizo en enero, explicó Mesalles.
Algunas de las razones que podrían reforzar este análisis son que actualmente se tienen condiciones favorables para “dar el salto”, como lo son cuatro meses de flotación de facto, donde el precio del dólar no se ha pegado a la banda cambiaria y las expectativas de varios participantes del mercado de divisas es que el precio del dólar cierre 2011 cerca de los ¢520.
Además, el mercado cuenta con una plataforma tecnológica robusta que permite negociar eficientemente dólares, el Central está tomando un relativo control de las tasas de interés con la operación del Mercado Integrado de Liquidez (MIL), donde piensa participar también con moneda extranjera, y existen los reglamentos y la oferta de coberturas cambiarias por varios puestos de bolsa (BCT, Aldesa, BCR e INS Valores).
Asimismo se cuenta con una cantidad de información en el público sobre lo que un esquema cambiario más flexible implica.
“La flotación podría ser positiva para las empresas y si se podría empezar el próximo año”, explica Alfredo Puerta, asesor de Estrategia Financiera. “La única preocupación que nos queda es que el flujo de divisas a la economía no es constante, lo que puede hacer que las variaciones sean más fuertes que con el sistema actual”, añadió.
Actualmente, las empresas han estado bastante “cómodas” ya que la volatilidad ha sido muy poca lo que ha permitido una planificación mucho más estabilizada de los necesidades de divisas y en un sistema de libre flotación las empresas tendrían que arriesgar más y administrar mejor sus necesidades para lograr entonces una mejor distribución del impacto de una volatilidad más fuerte.
Pero existen también situaciones de política económica internas y problemas económicos en Estados Unidos que podrían retrasar la idea del Banco Central de migrar a un sistema de bandas pronto.
“La incertidumbre en la economía internacional podría retardar la flotación libre del colón y que se continúe con el sistema de bandas para evitar fuertes fluctuaciones del tipo de cambio que afecten a la economía nacional”, dijo Carmen Monge, analista de INS Valores.
Por otra parte, consideramos que el Gobierno el próximo año estará más orientado en el tema fiscal y en la atracción de inversión extranjera directa, dejando la flotación del tipo de cambio en otro plano, detalló.
Independientemente de si el tipo de cambio empieza a flotar en 2012 o más adelante, lo cierto es que las empresas e individuos tienen un panorama de flexibilidad donde el precio de la moneda extranjera podría oscilar entre ¢500 y ¢693, por lo que lo mejor es preparase para fluctuaciones ya que aun dentro del sistema de bandas pueden ser muy grandes.
Las condiciones económicas internacionales podrían provocar que el precio del dólar suba si se ven afectadas significativamente las exportaciones o la inversión extranjera directa. Por otra parte, una entrada fuerte de capitales especulativos al país podría volver a pegar el tipo de cambio a la banda. Algunas empresas deben buscar el calce de activos y pasivos por moneda, sin embargo otras no podrán tener una posición totalmente calzada y por eso deben recurrir a las coberturas cambiarias como los contratos financieros de diferencia que ofrecen los Puestos de Bolsa.
“Un seguimiento y asesoría adecuados sobre el mercado cambiario es fundamental para las empresas e individuos, estos deben ser prudentes en las decisiones de inversión y endeudamiento”, dijo Monge.



Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios