Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Dólar se disparó en bancos

Wilmer Murillo [email protected] | Miércoles 16 julio, 2008



En menos de cuatro días el precio subió casi ¢30
Dólar se disparó en bancos

• Unos ¢200 mil millones vendidos en el mercado bursátil se están convirtiendo en dólares y presionando el mercado


Wilmer Murillo
[email protected]

¢522, ¢540, ¢550,50 y hasta ¢555… el dólar inició una carrera alcista a partir del jueves 10 de julio, y todavía son pocos los que se atreven a pronosticar si la escalada va a continuar.
El dólar se vendía ayer martes 15 de julio cercano a los ¢550,50 en la mayoría de las entidades financieras del país, pero los más avezados tenían precios de venta de hasta ¢555 por dólar.
El Banco Nacional compraba a las 12.24 p.m., el dólar a ¢540 y lo vendía a ¢550; en el Banco de Costa Rica la compra era de ¢540,50 y la venta a ¢550,50.
Ambas instituciones, que controlan casi el 40% del mercado, reportaron un aumento en el tipo de cambio en comparación con el precio del viernes. Al igual que ellas, el resto de las entidades financieras del país reportaban incrementos en el precio de compraventa de divisas.
Mientras tanto, en el mercado mayorista Monex, las instituciones financieras también negociaban la moneda al alza.
En esta plaza los dólares estaban mucho más caros que el cierre del jueves 10 de julio (¢525).
La situación que se ha presentado se puede definir como un exceso de demanda y escasez de oferta de dólares, y adicionalmente se debe al hecho de que el Banco Central no ha realizado nuevas intervenciones para tratar de evitar la subida del tipo de cambio.
Analistas indicaron que el Central aparentemente ya no estaba interviniendo tanto en el mercado cambiario a través de la venta de dólares, como sí lo había hecho en semanas anteriores.
A pesar de ello la escasez de divisas en el país persiste y se ha reflejado con mayor fuerza en el tipo de cambio del mercado interbancario (Monex), y en el de las ventanillas de los bancos.
“La semana pasada vendieron en el m
ercado bursátil cerca de ¢200 mil millones que no fueron absorbidos en nuevas subastas de títulos del sector público”, explicó William Hayden, gerente general del Banco Nacional.
El gerente dijo que posiblemente ese exceso de liquidez, lo están convirtiendo en dólares y de ahí la presión en el mercado.
A lo anterior hay que agregar aspectos como el aumento de la factura petrolera, así como el deterioro de los términos de intercambio de la balanza comercial y la crisis internacional que pueden estar motivando a los tenedores de divisas a esperar mejores precios para vender.
“Queremos ser enfáticos en que las variaciones en el tipo de cambio no tienen ninguna relación con la liquidez, con la que el Banco Nacional no tiene problemas”, dijo Hayden, quien atribuyó las variaciones a que las divisas que el Banco Nacional compre durante el día en el mercado, por regulación se tienen que liquidar, ya sea vendiéndolas nuevamente al público o al Banco Central.
Adujo que si en un momento determinado el público quiere comprar más divisas que las que el mismo público está vendiendo, debemos salir a comprarlas al (mercado interbancario Monex).
“Hay una sobredemanda de dólares, pero además no es tanto una escasez, como un deseo de no vender, previendo que el tipo de cambio suba más”, dijo Luis Javier Delgado, analista del Grupo Financiero Acobo.
El volumen negociado en el mercado interbancario ha caído a los niveles más bajos desde la implementación del sistema de bandas, por lo que se atribuye el aumento en el tipo de cambio a una menor oferta de divisas, señaló.
El creciente déficit comercial ha sido impulsado por los incrementos en los precios del petróleo y otras materias primas, así como por las tasas de interés que se mantuvieron por debajo de la inflación por un periodo prolongado, propiciando un sobrecalentamiento de la demanda interna.
El financiamiento del déficit era posible gracias al gran flujo de inversión extranjera directa, pero la crisis que enfrenta el sector financiero a nivel internacional ha limitado esta fuente de divisas.
“En momentos en que el tipo de cambi
o se ha despegado de la banda inferior, y que la incertidumbre se ha apoderado de los agentes económicos, es urgente mayor claridad en las reglas del juego para evitar que la especulación se convierta en el determinante del tipo de cambio”, comentó por su lado Manuel H. Rodríguez, presidente de la Unión de Cámaras.
El dirigente empresarial señaló que esta labor contribuiría a consolidar la estabilidad macroeconómica del país y a disminuir la inflación, lo que propiciará un círculo virtuoso ejerciendo menores presiones sobre las tasas de interés y el tipo de cambio.
Como en todo hay ganadores y perdedores.
“El aumento en el tipo de cambio, favorece a las personas físicas y jurídicas que tienen ahorros en dólares, por cuanto al aumentar el precio del dólar, en términos de colones poseen un mayor ahorro”, dijo Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito.
Por ejemplo, adujo que si alguien tiene una cuenta de ahorros con $1.000, hasta el jueves anterior equivalían a tener unos ¢520 mil; el día de hoy, son equivalentes a unos ¢545 mil (calculado con un tipo de cambio de referencia promedio entre compra y venta).
Por otra parte, señaló que las personas físicas o jurídicas que poseen deudas en dólares, pero que sus ingresos son en colones, se ven perjudicadas, pues en términos de colones, su deuda ha aumentado y deberán destinar mayor parte de sus ingresos a cubrir esa deuda.
Por ejemplo, si alguien debe $1.000, el jueves anterior tenía que destinar ¢520 mil para pagar esa deuda, pero si lo hace hoy, requeriría unos ¢545 mil, explicó el gerente.