“Doggy bag” contra la vergüenza de pedir las sobras
Las bolsas de papel reciclado han sido creadas por los diseñadores italianos Giulio Iacchetti, Matteo Ragni, Chiara Moreschi.
Enviar

100 restaurantes se espera que se sumen a la iniciativa

“Doggy bag” contra la vergüenza de pedir las sobras

Estas bolsas de diseño se han convertido en una iniciativa para combatir el desperdicio de alimentos en Italia

Se acabó la vergüenza de pedir las sobras en los restaurantes, al menos en Italia, donde por una iniciativa para combatir el desperdicio de alimentos lo que no se ha comido será entregado en elegantes y divertidas “doggy bags” de diseño.
La llamada “doggy bag”, literalmente la bolsa para el perro —ya que por ahora no parece que haya tenido éxito una traducción al castellano ni al italiano— y que se pide en los restaurantes para llevarse la comida que no se haya consumido, es algo muy habitual en muchos países, pero no en Italia.
Solo un 33% de los italianos dice no tener problemas en pedir las sobras, pero solo lo hace el 10%, y de estos únicamente el 23% de forma habitual, según un último informe de la mayor asociación de agricultores del país, Coldiretti.
El motivo es simplemente porque se avergüenzan de pedir las sobras.
La verdad es que las tradicionales bandejas de aluminio y las bolsas de plástico donde los restaurantes suelen devolver la comida no invitan a pedirlas.
Por ello, Comieco, un consorcio italiano para el reciclaje de papel, y Slow Food, la fundación italiana que defiende la biodiversidad y la buena alimentación, han lanzado la iniciativa “Doggy Bag. Si sobro, cómeme”.
El proyecto prevé que estas bolsitas de papel decoradas se encuentren a disposición en 100 de los restaurantes que participarán durante todo el semestre de la Exposición Internacional de Milán, que en esta edición se ocupa justamente de alimentación.
Asimismo, desde esta semana también 75 restaurantes de Milán y la región de Lombardía se han adherido y las propondrán a sus clientes, en espera de que la iniciativa se extienda por toda Italia.
El proyecto consiste en sustituir el tradicional y poco atractivo aluminio en una “doggy bag” reciclable, en la que además de su función inicial pudiera servir después para otras cosas, como llevar la comida al trabajo.
Estética, ergonómica y funcional, estas son las pautas con las que los artistas trabajaron para este proyecto.

Roma / EFE

Ver comentarios