Djokovic fatal y ganó
Gilles Simon y Novak Djokovic se congratulan después de un partido épico. Saeed Khan/AFP-La República
Enviar

201601242150410.recuadro-33-1.gif
Con pleno trabajo extra, Novak Djokovic dejó atrás a Gilles Simon en el Abierto de Australia y alcanzó los cuartos de final de un Grand Slam por 27ª ocasión consecutiva. Fue 6-3, 6-7 (1), 6-4, 4-6 y 6-3 para el N°1, en más de cuatro horas y media de acción. También ganaron Kei Nishikori y Tomas Berdych. En el cierre, Roger Federer la hizo fácil contra David Goffin.
Djokovic tuvo un partido repleto de extremos, con 62 tiros ganadores, ¡100! errores no forzados y 6/26 en break points. Entre su repertorio de decisiones equivocadas, protagonismo de un inusual (e inefectivo) número de drops.
Desde el arranque el serbio tuvo problemas para encauzar las cosas a su favor. Porque aún en ese 6-3 que abrió la cuenta, Simon tuvo ocho chances de quiebre y solo pudo aprovechar una.
El segundo set fue curiosamente inverso, con ¡11! oportunidades desaprovechadas para Djokovic desde la devolución y pleno dominio del francés en el tiebreak.
El N°1 parecía recuperar rápidamente el mando del partido con ventaja de 3-0 en el tercero, pero perdió su saque en cero y el marcador llegó nivelado a 4-4. Allí sí, sostén desde el servicio y quiebre para mandar 2-1 en el global.
El cuarto parcial, no obstante, volvió a correr de lado el dominio, con Simon desperdiciando seis instancias de quiebre hasta la decisiva, de nuevo con igualdad en 4-4. Corrían ya casi cuatro horas de partido y la batalla en el Rod Laver Arena se iba a un quinto set...
Y el tramo final estuvo a tono: Djokovic fue una máquina en el comienzo, se escapó hasta 5-1 y sacó para partido. Pero perdió el servicio, no logró concretar dos match points desde la devolución y enseguida quedó 5-3. ¿Margen para más sorpresas? No hubo lugar, esta vez: cuatro puntos en fila y a cobrar.
Sorteado su mayor obstáculo del año (hasta aquí no había perdido sets en ocho partidos), el serbio se verá en cuartos con el japonés Kei Nishikori (7º), que venció de manera contundente y en sets corridos al francés Jo-Wilfried Tsonga (10º).
Por esa misma llave de semifinales, Federer gozó de una jornada mucho más rutinaria que Djokovic y se sacó de encima a Goffin por 6-2, 6-1 y 6-4, en una hora y media de juego.
El suizo entró a la cancha cerca de las 22 de Australia, pero no perdió tiempo y se abrió paso a sus 47° cuartos de final en Grand Slam (12° en Australia).
Dos quiebres por set, 86% de puntos ganados con el primer servicio y un juego sin fisuras guiaron la victoria 301 de Federer en Grand Slam, aún en busca de su 18° título Major y primero desde Wimbledon 2012.
En cuartos ya aguardaba Tomas Berdych, otro que trabajó cinco sets para hacerse con el triunfo, ante Roberto Bautista. Sexto año consecutivo para el checo entre los ocho mejores de Australia.

Ver comentarios