Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


División en gabinete español resalta parálisis de gobierno

Bloomberg | Sábado 25 agosto, 2012



División en gabinete español resalta parálisis de gobierno

Media hora antes de una subasta de bonos el mes pasado, el ministro español de Hacienda Cristóbal Montoro dijo a los legisladores que el país se estaba quedando sin efectivo. Ahora, está generando divisiones en el seno de la administración del primer ministro Mariano Rajoy.
Montoro, de 62 años, desató esta semana una tormenta política después de haber enfrentado duramente a otro ministro por ocupar su territorio con planes destinados a gravar a las empresas de energía solar.
Los comentarios provocaron una reacción de su colega del gabinete, obligaron a interceder al viceprimer ministro, y llevaron a El País, el diario más leído de España, a decir que el país necesita que un solo ministro de hacienda fije la política.
Rajoy tiene dificultades para imponer orden en un gobierno paralizado por su decisión de dividir el ministerio de hacienda en dos después de ganar las elecciones el año pasado y por refriegas internas respecto de quién dirige la economía.
Esto traba su capacidad para transformar a un país estragado por la tasa de desocupación más alta de la Unión Europea y una banca debilitada.
La controversia de esta semana “es una prueba contundente”, dijo Luis Garicano, profesor de economía y estrategia en la London School of Economics. “Pone al descubierto lo que viene pasando desde el primer día: hay dos visiones completamente distintas respecto de la política”.
La difícil situación de Rajoy se agrava en tanto se prepara para solicitar un rescate pleno después de haber pedido ya un salvataje de 100.000 millones de euros ($126.000 millones) para los bancos del país.
El rechazo de los planes fiscales energéticos por Montoro, que favorece a las empresas solares asesoradas por la firma de cabildeo de su hermano, también puede llegar a arrojar al gobierno en un debate sobre sus vinculaciones con la gran empresa.
Las divisiones en el gobierno de Rajoy se centran en la celeridad para reducir el déficit y el alcance de la reforma de la economía.
Un ala, encabezada por Montoro, está tratando de aliviar los recortes presupuestarios más drásticos de los que se tenga registro asegurando a los votantes que gran parte de la austeridad es de orden temporario.
La otra facción, encabezada por el ministro de Economía Luis de Guindos, está más concentrada en efectuar las reformas.
La estrategia de Montoro se centra en el supuesto de que España puede aguantar la crisis económica durante el próximo par de años y luego volver a la opulencia que tuvo durante los años de auge, según Javier Díaz-Giménez, profesor de economía en la escuela de negocios IESE de Madrid. “El tipo piensa que esto es un problema temporario y que las cosas se arreglarán solas, y está equivocado”, dijo Díaz-Giménez. “No hay un plan serio de reformas y no hay voluntad política de llevarlas a cabo”.
En diciembre, Montoro subió los impuestos sobre las ganancias, presentándolo como una medida temporaria que el gobierno se proponía revertir en dos años. También eliminó los pagos de bonificaciones a los empleados públicos, prometiendo que esos pagos se restablecerían.

Bloomberg