Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 12 Noviembre, 2014

Hoy que el Congreso examina finanzas de las universidades estatales, es importante preguntar por qué tardan tanto para graduarse sus estudiantes


¿Distingue el mercado entre universidades?


Siempre hay una preferencia entre los patronos cuando se trata de graduados de la Universidad de Costa Rica (UCR). La educación que otorga este centro de estudios superiores disfruta de una imagen de ser de mejor calidad, y, por ende, no es inusual encontrar que un candidato a un puesto, que proviene de la UCR, disfruta de menos dificultad en conseguir empleo.
Ayuda el hecho de que muchos de los que ocupan posiciones, que tienen como responsabilidad la de escoger funcionarios nuevos, estudiaron en esa misma universidad.
Pero con el paso de los años va disminuyendo esa ventaja y dependiendo de la carrera escogida, es posible que el mercado no distinga entre la primera universidad y otras públicas y privadas.
Esto lo saben los colegiales con interés en estudios superiores, y, en muchos casos, prefieren una universidad privada por el factor costo oportunidad.
Mientras que un estudiante generalmente está obligado a dedicar más de cinco años para graduarse en una carrera en las universidades estatales y especialmente en la UCR, en las privadas se obtiene un título en tres y medio o cuatro años. Además, en las estatales, con excepciones, las carreras no se han organizado para facilitar la presencia de estudiantes que trabajen, mientras que en las privadas la mayoría de las carreras se pueden cursar después de las cinco de la tarde.
Aunque parece irónico, es posible argumentar que las universidades privadas son más accesibles para la clase media y media baja. Por algo hay operando un medio centenar de estos centros de estudios superiores.
Ahora que la Asamblea Legislativa está examinando las finanzas de las universidades estatales, instituciones que dependen de los aportes de todos los ciudadanos, sería importante preguntar por qué toma tanto tiempo para que se gradúen los estudiantes de la UCR, la Universidad Nacional UNA y el Instituto Tecnológico, pero especialmente la primera de estas, encareciendo todo el proceso.
La UCR exige un examen de admisión; acepta como estudiantes solo a un grupo que recibe las mejores notas y después dentro de ese grupo se establecen rangos de preferencia.
Por ejemplo, el solicitante de admisión con la mejor nota puede entrar a la carrera que desea, mientras que el de la peor nota, aún admisible, podría tener problemas para encontrar algo que estudiar.
Entonces ¿por qué tanto tiempo para terminar una carrera? ¿Será que el examen de admisión no es adecuado para identificar los estudiantes que tendrían éxito? O, ¿será que hay profesores que no tienen capacidad como docentes y los educandos se quedan?
El argumento que las privadas aceptan cualquier colegial que apruebe el examen del MEP y que tenga el dinero para pagar la matrícula es cierto.
También es verdad que no exigen los estudios generales y que los alumnos que cumplen con el trabajo exigido en las materias los aprueban. Pero muchos se gradúan, consiguen buenos empleos y tienen éxito. ¿Por qué la diferencia en el tiempo requerido entre públicas y privadas?

Carlos Denton
[email protected]