Disputa con Nicaragua seguirá sobre territorio marítimo
Enviar

Resumen Ejecutivo
Costa Rica tendría una ventaja en la carrera por los potenciales derechos petroleros y otros en el mar Caribe, gracias al fallo de ayer de la Corte Internacional de Justicia, dejando claro la propiedad de este país sobre la isla Portillos.
Por otro lado, otros factores podrían tomarse en cuenta para determinar cuál es el mar territorial de cada país, ya que el límite nunca ha sido claramente definido
No se sabe con certeza si la zona disputada contiene los depósitos de petróleo y gas comercialmente viables; no obstante, es posible que contenga los recursos, cuyo valor ascendería a más de $200 mil millones.

 

Costa Rica tendría una ventaja en la carrera por los potenciales derechos petroleros y otros en el mar Caribe, gracias al fallo de ayer de la Corte Internacional de Justicia.
La propiedad de Portillos ayudaría a trazar un límite marítimo claro, procediendo de un punto al norte de la isla, que definitivamente es costarricense; además, Nicaragua ayer indicó su aceptación de la sentencia sobre la propiedad de la isla.
Por otro lado, la disputa entre Costa Rica y Nicaragua ahora se centra en definir cuál es la llamada Zona Económica Exclusiva, definida como el territorio marítimo sobre el cual un país tiene la jurisdicción sobre la exploración y explotación de los recursos marinos en su sección adyacente de la plataforma continental, hasta 320 kilómetros de la costa, de acuerdo con la Tercera Conferencia de 1982 de las Naciones Unidas.
Los recursos podrían ser submarinos, como petróleo y gas, así como pesqueros y turísticos, entre otros.
La propiedad de la isla sería un factor importante en definir las zonas económicas exclusivas respectivas.
Sin embargo, otros factores podrían influir el análisis, como las prácticas históricas de la pesca, y el tránsito marítimo comercial, así como cualquier tratado entre los países.
Costa Rica en 2014 solicitó a la misma corte, determinar la frontera entre las zonas marítimas, ya que desde 2005 se han agotado los medios diplomáticos para resolver el diferendo.
“Nicaragua reclama como aguas interiores aguas de Costa Rica del mar territorial y la zona económica exclusiva en el Mar Caribe”, dice la demanda costarricense ante el Tribunal.
Nicaragua en 2013 licitó 32 bloques de exploración petrolera en el Caribe, con una extensión de unos 15 mil kilómetros cuadrados, que incluirían zonas consideradas como territorio costarricense.
Nicaragua en 2010 había publicado el documento promocional Directorio General de Hidrocarburos para la industria petrolera mundial, en que señala su derecho de licitar las áreas en el Caribe hasta el paralelo sur de 10 grados 55 minutos, lo que incluye la zona frente a Portillos, que ya quedó definida como propiedad costarricense.
No se sabe con certeza si la zona disputada contiene los depósitos de petróleo y gas comercialmente viables.
Además Costa Rica, por razones ambientale, ha puesto un embargo en la exploración de petróleo y gas en territorio nacional, sea terrestre o marina.
No obstante, posiblemente la zona crearía oportunidades de negocio energéticas, mientras genera honorarios para el Estado, al contener los recursos petroleros, cuyo valor ascendería hasta unos $200 mil millones al precio actual del barril, dijo Roberto Dobles, exministro de Energía.
Se trata del valor estimado de la zona, con base en los estudios de las áreas colindantes con estructuras geológicas parecidas, realizados por Recope a finales de los 80.
El valor sería mayor aún, conforme se incremente el precio del barril, además el cálculo no incluye el gas natural.
Prohibir la explotación, por otra parte, crearía oportunidades comerciales verdes, incluida la protección de las zonas verdes bajo los términos del acuerdo COP 21, firmado el viernes pasado por 190 países en la Cumbre de París

201512162025270.recuadro-10-1.gif

201512162025270.recuadro-10-2.gif


Ver comentarios