Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Disputa con China presiona economía japonesa

Bloomberg | Sábado 13 octubre, 2012



Disputa con China presiona economía japonesa

El primer ministro japonés, Takashi Hirokawa Noda, instó al diálogo para limitar el daño económico producto de una disputa diplomática con China conforme el mayor socio comercial de Japón reducía el nivel de su delegación a una reunión anual en Tokio.
“Se trata de la segunda y tercera economías más grandes del mundo, y nuestra interdependencia se profundiza”, dijo el jueves Noda, que tiene 55 años, en una entrevista realizada en su oficina en Tokio. “Si nuestras relaciones se enfrían, en especial las económicas, entonces no será uno u otro país el que sufra. Ambos perderán”.
El llamamiento de Noda refleja el creciente temor a que las tensiones respecto de la nacionalización del mes pasado por parte de Japón de islas que ambos países reclaman puedan afectar el comercio.
El Fondo Monetario Internacional, que esta semana celebra sus reuniones anuales en Tokio, dijo que una escalada de la tensión podría afectar el crecimiento mundial.
El gobernador del banco central de China y el ministro de Hacienda del país no asisten a la reunión.
La reacción china contra la medida llevó a Toyota Motor Corp. y Nissan Motor Co. a experimentar su mayor caída mensual de las ventas de autos en China en septiembre desde por lo menos 2008.
JPMorgan Chase Co. estima que el producto interno bruto de Japón sufrirá un golpe de 0,8 puntos porcentuales este trimestre como consecuencia de la disputa con China.
“Hacen falta conversaciones a través de distintos canales para garantizar que las relaciones se vean afectadas”, dijo Noda. “Hay un efecto en las industrias, pero el efecto general dependerá del avance de las conversaciones y de los esfuerzos que hagamos”.
El conflicto contribuyó a una caída de las acciones japonesas en el último mes, y el Promedio Bursátil Nikkei 225 bajó 3,6% desde el 10 de septiembre, cuando el gobierno de Noda anunció el acuerdo para comprar las islas, conocidas como Senkaku en japonés y Diaoyu en chino.
La disputa se ha sumado a los problemas económicos producto de la crisis de Europa y a la desaceleración del gasto en reconstrucción luego del terremoto y el tsunami del año pasado.
“Es lo último que Japón necesita en este momento, en una situación de desaceleración externa y debilitamiento de la economía”, dijo Junko Nishioka, economista jefe de RBS Securities Japan Ltd. en Tokio y ex funcionario del banco central. “La disputa se ha vuelto mucho más seria de lo que estimamos en un primer momento”.
En el caso de China, están en juego las relaciones con su segundo mayor proveedor de inversión extranjera directa. Las compañías japonesas aportaron $5.100 millones en los primeros ocho meses de 2012, sólo por debajo de Hong Kong, según el Ministerio de Comercio de China.
“Si la disputa territorial se agrava, podría convertirse en un riesgo tanto para la economía japonesa como para la china y, en última instancia, para la economía global”, dijo el 9 de octubre Naoyuki Shinohara, un vicedirector gerente del FMI, en una entrevista en Tokio.

Bloomberg