Disponibilidad de agua frena permisos de construcción
“Hemos tenido proyectos paralizados de dos a cuatro años esperando la carta de disponibilidad de agua para comenzar la gestión de construcción”, comentó Jorge Montenegro, de Arquitectura y Diseño. Gerson Vargas/La República
Enviar

Proyectos inmobiliarios suspendidos en Santo Domingo, Alajuelita y Desamparados

Disponibilidad de agua frena permisos de construcción

28 instituciones municipales se limitan por escasez o distribución del recurso

El calentamiento global, el Fenómeno de El Niño y la saturación de los sistemas de alcantarillados de varios cantones pausan los planes de construcción de desarrolladores inmobiliarios y comerciales.

201409212212220.n22.jpg
Veintiocho municipalidades han tenido inconvenientes para otorgar permisos o no los autorizan por razones de disponibilidad del recurso hídrico, según un estudio realizado por la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), en julio de este año.

Alajuelita, Desamparados, Paraíso, Oreamuno, Santo Domingo, Alajuela y Barva forman parte de la lista de municipios de la Gran Área Metropolitana que enfrentan esta situación.
El visto bueno para desarrollar un proyecto habitacional o industrial es otorgado por los entes municipales, con base en un documento de disponibilidad de agua, certificado por el AyA o la Asada de cada cantón.
Este recurso es un tema prioritario y preocupante en las agendas de trabajo de instituciones públicas y los promotores de complejos urbanísticos.
El gran déficit del líquido es un panorama que se anticipaba desde tiempo atrás, lo cual implicaba una eficiente planificación y un buen ordenamiento del territorio; sin embargo, las palabras no se llevaron a los hechos.
“Esta crisis tuvo que ser prevista con acuerdos e inversiones para que los proyectos estuvieran listos. Hemos tenido acercamientos con desarrolladores empresariales y turísticos, y les hemos aclarado que es imposible hacer milagros en esta situación”, dijo Yamileth Astorga, presidenta del AyA.
La falta de capacidad técnica y la ausencia de inversión en los casos de acueductos administrados por municipalidades y Asadas, preocupa el crecimiento de la infraestructura y economía nacional.
El propósito de conservación del recurso hídrico también es un factor que tiene peso en esta discusión.
La cobertura del agua potable en Costa Rica es del 97%, lo que provoca manifestaciones de diferentes grupos ambientalistas, quienes alegan su desperdicio y contaminación.
“Costa Rica debe guiarse bajo un plan de racionalidad del manejo y distribución del agua y catalogarlo como sostenible y balanceado para los sectores de la sociedad”, opinó Mónica Navarro, directora ejecutiva del Consejo de Desarrollo Inmobiliario de Costa Rica.

Milena Salazar
[email protected]


Ver comentarios