Disgustados con Obama buscan nueva estrategia
Para una franja de los activistas gremiales locales y los líderes laborales nacionales, la experiencia Obama arroja una sombra negativa sobre la contienda electoral en 2016. Bloomberg/La República
Enviar

Disgustados con Obama buscan nueva estrategia

 En 2008, Steve Abbott se inclinó a favor de Barack Obama. “Esperanza y cambio —le creí de cabo a rabo”, dice Abbott, cuyo sitio de las primarias en Iowa pasó de biblioteca a gimnasio debido al aluvión de simpatizantes de Obama.
Siete años más tarde, Abbott, que encabeza el consejo estatal de Iowa de los Trabajadores en Comunicaciones de Estados Unidos, hace advertencias en contra del presidente, tratando de bloquear el acuerdo comercial de Obama que devastará, considera, el trabajo organizado.
Este verano, cuando Hillary Clinton no tomó en sus manos esa causa, decidió apoyar a Bernie Sanders. Después de Obama “la falta de compromiso es una señal de alerta”, dice.
“La gente se siente traicionada por el presidente Obama”, coincide Mark Cooper, presidente de la Federación del Trabajo de South Central Iowa. “Creo que por eso Bernie está ganando terreno”.
Para una franja de los activistas gremiales locales y los líderes laborales nacionales, la experiencia Obama arroja una sombra negativa sobre la contienda electoral en 2016.
El presidente, a quien todos los sindicatos eligieron y reeligieron, ha hecho grandes cosas que éstos deseaban.
Como mínimo igualmente importante, los líderes sindicales consideran que su derecho a veto fue un baluarte al impedir que los republicanos del Congreso hicieran a nivel nacional lo que hizo Scott Walker en Wisconsin.
Pero la propuesta del Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico de Obama, que según afirman los sindicatos hace peligrar empleos, salarios y regulaciones, es sólo la última de una serie de decepciones amargas para los sindicatos, desde la reforma de la ley del trabajo que el presidente demostró escaso interés en combatir, hasta los cambios en el Obamacare solicitados por los sindicatos que rechazó.
Las regulaciones sobre seguridad que fueron descartadas o languidecieron y sus posturas en materia de energía, reforma educativa y Seguridad Social.
“No creo que la gente quiera un tercer mandato de Obama, que es lo que representa la candidatura de Hillary”, dice Rose Ann De Moro, la directora ejecutiva de National Nurses United.

Bloomberg
 

Ver comentarios