Enviar
Sectores destacan norte trazado por Gobierno
Discurso provoca confianza y escepticismo

• Grupos sociales y políticos cuestionan, por su parte, que promesas del Presidente son más de lo mismo

Karen Retana
[email protected]

Los cuatro ejes en que se concentrará el gobierno en los últimos dos años de su gestión recibieron buenos comentarios entre empresarios, industriales y ex funcionarios de gobiernos anteriores, pero al mismo tiempo producen sinsabor entre otros grupos de la sociedad.
Mientras los optimistas esperan que la situación se resuelva e incluso ofrecen colaborar, los pesimistas consideran que las promesas trazadas ya las habían planteado otros gobiernos, pero sin resultados.
La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) compartió con el presidente Arias la necesidad de trabajar en conjunto para solucionar los problemas de seguridad, infraestructura y educación.
A criterio de esta agrupación, los aspectos señalados en el discurso del mandatario forman parte de la agenda de competitividad que el sector privado presentó hace dos meses.
“Trabajar estas áreas y en la simplificación de trámites hará que en Costa Rica se incentive la atracción de inversión y se creen mayores fuentes de empleo, lo cual incidirá de manera positiva en la reducción de la pobreza”, señaló Manuel H. Rodríguez, presidente de UCCAEP.
Esta posición es compartida por la Cámara de Industrias de Costa Rica, agrupación que coincide con el abordaje de las cuatro tareas que el Gobierno ha definido para el país en el ambiente de incertidumbre creado por las condiciones económicas internacionales.
Los industriales consideran que en materia de educación, primer eje que destacó el mandatario, se debe reforzar la formación técnica, fortaleciendo al Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y su vinculación con el sector productivo, así como fortalecer a los colegios técnicos y mejorar la adaptación de la formación universitaria a las demandas de crecimiento económico y social.
“Para el sector productivo, el tema de la seguridad es también preocupante, ya que la intención de muchos inversionistas que ven a Costa Rica como un potencial de negocios, puede verse frustrada por el clima de inseguridad ciudadana, por lo que nos sentimos plenamente identificados con la prioridad del gobierno de dar una mayor lucha contra la delincuencia y el narcotráfico, y apoyamos las acciones del señor Presidente en este tema”, destacó Juan María González, presidente a.i. de la Cámara.
Sobre este tema, Rogelio Ramos ex ministro de Seguridad en los dos últimos gobiernos, destacó la mención de Arias de invertir en las comunidades vulnerables, las cuales mantienen altos índices de deserción escolar, violencia doméstica y criminalidad.
“Es difícil tener éxito en contra del desafío de la inseguridad si los habitantes no se involucran directamente, organizándose, tomando medidas propias, cooperando las autoridades y exigiendo rendición de cuentas”, sostuvo Ramos.
El ex jerarca de Seguridad concordó con Arias en la necesidad de coordinación entre los tres poderes de la República para buscar soluciones eficaces al problema que representa la inseguridad.
Por su parte, algunos sectores se mostraron disconformes con los planteamientos de Arias, tal como lo dio a conocer la bancada socialcristiana, la cual calificó el discurso presidencial como mezquino.
“Nos propone —Arias— más impuestos o endeudamientos, esto es como darles tarjetas de crédito a las familias, pero con el mismo ingreso”, manifestó la fracción.
La agrupación agregó que más del 50% del discurso se basó en leyes que fueron tramitadas por la Asamblea Legislativa.
“En general el informe presidencial no difiere de lo que han sido presentaciones similares en el pasado. Algo que resulta digno de resaltar es la falta de análisis sobre el referéndum del TLC, tema que movilizó a la ciudadanía y al cual las autoridades gubernamentales dedicaron muchas horas y recursos, por lo que merecía la reflexión y valoración de un estadista”, comentó Juan Manuel Villasuso, economista.
Para Villasuso la orientación de la política de seguridad es acertada. Sin embargo, no queda clara la forma en que se va a ejecutar para reducir la delincuencia e impunidad.
Ver comentarios