Juan Manuel Villasuso

Enviar
Martes 5 Mayo, 2009


Dialéctica
Discurso presidencial y gripe porcina

El Informe del Presidente de la República este 1º de mayo en la Asamblea Legislativa ha merecido múltiples comentarios. Los favorables de rigor de la bancada oficialista y las críticas de los diputados de oposición. Es lo normal. Cada uno ve las cosas desde su propia óptica.
Sin embargo, llama la atención que quien debería tener una visión más clara de la situación, quien debería ser el conductor de la política pública, el “capitán” que orienta el barco en las aguas procelosas de la crisis, es quien mira las cosas con menor realismo.
El presidente Arias dice en su discurso: “han sido muchos los logros obtenidos, pero más grandes han sido los infortunios que hemos sabido evitar. A veces los gobiernos son muy buenos por lo que hacen, pero son aún mejores por lo que evitan. Si esta crisis no nos ha golpeado con mayor dureza, ha sido precisamente porque hemos sabido adoptar a tiempo las decisiones correctas”.
¿Adoptar a tiempo las decisiones correctas? ¿En verdad el señor Presidente cree que adoptó a tiempo las medidas necesarias? Habló de “vacas flacas” en abril de 2008 y en mayo, en la propia Asamblea, señaló que “oscuros nubarrones nos acechaban”, pero no fue sino hasta finales de enero de este año, es decir, diez meses después, que presentó un conjunto de medidas que apiló en lo que denominó el Plan Escudo, que son insuficientes y pocas se están ejecutando.
¿Es esta la forma en que verdaderamente el Presidente ve las cosas? ¿Realmente considera que actuó de manera oportuna; que el gobierno tomó a tiempo las previsiones necesarias para mitigar los efectos de la recesión?
Luego el Presidente señala en su Informe que: “la evidencia demuestra, que juntos, hemos logrado que Costa Rica sea uno de los países latinoamericanos que mejor han lidiado con las consecuencias de esta crisis mundial”.
¿Será acaso que el Presidente no lee los estudios económicos sobre la situación de Costa Rica? La Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas (CEPAL) ha dicho que nuestro país será la tercera nación de Latinoamérica más golpeada por la crisis, después de México y Brasil. ¿Es congruente esta evidencia con el decir presidencial?
A eso se agrega que en nuestra región somos los que estamos en peor situación. Los otros países centroamericanos van a sufrir reducciones en sus tasas de crecimiento, pero se proyecta que tendrán aumentos en la producción. En Costa Rica, en cambio, el Banco Central estima que la variación del Producto Interno Bruto será igual a cero, y lo más probable es que tenga signo negativo, es decir, que habrá un retroceso en la producción nacional.
Frente a estos hechos ¿cómo puede afirmar el Presidente, de cara a los legisladores y a todos los costarricenses, que el gobierno ha lidiado acertadamente con la crisis?
Durante su alocución el mandatario también se refirió a la influenza porcina, que exige atención especial por parte de las autoridades sanitarias nacionales. Sin duda esta enfermedad tiene repercusiones serias en nuestro país, entre otras, en la dimensión económica.
Tras cuernos, palos, diría mi abuela. El sector turismo, que está muy golpeado por la recesión, será el más afectado por la gripe. La reducción en los viajes incidirá negativamente. ¿Algún plan para apoyar, especialmente a las pequeñas empresas costarricenses?
Pero volviendo al discurso presidencial, acabo de recordar otra frase de mi abuela cuando de niño yo le decía alguna mentirilla. Ella me preguntaba sonriendo, ¿y usted se cree lo que me está diciendo?