Discriminación en el trabajo. ¿Cuáles han sido los alcances de la reforma procesal laboral?
Shutterstock/La República
Enviar

De acuerdo con la encuesta “Percepciones de Desigualdad”, realizada por el Programa de Naciones Unidas, un 45% de los costarricenses se ha sentido discriminado alguna vez en su vida. En esta línea, un 85% reconoce que existe discriminación hacia las personas homosexuales. Por su lado, un 84% considera que lo mismo ocurre con las personas migrantes, especialmente, las provenientes de Nicaragua. Un 78% sostiene que las personas con discapacidad sufren discriminación, mientras que un 70% y un 66% de los encuestados reconocen que estas prácticas afectan, respectivamente, a indígenas y mujeres.

Esta realidad nacional no escapa a los espacios laborales. Tras un año de estar vigente la Reforma Procesal Laboral, resulta valioso conocer cuáles han sido sus alcances en materia de discriminación laboral, ya que este es uno de los ejes transversales que mayores modificaciones contempla, al incluir 14 causales de discriminación en el artículo 404 del Código de Trabajo.

Cabe mencionar que dicho artículo establece como causales de discriminación aspectos relacionados con la edad, religión, raza, etnia, sexo, orientación sexual, estado civil, posicionamiento político, afiliación sindical, filiación, ascendencia nacional, origen social, situación económica y discapacidad de cualquier índole.

Aunado a esto, la Reforma Procesal Laboral trajo consigo una serie de cambios que agilizan el proceso en cualquiera de los hechos que violenten los derechos de las personas trabajadoras.

Y, por tanto, dicha agilidad en el proceso aplica también para los casos de discriminación laboral en cualquiera de las formas antes mencionadas. Esta agilidad se debe a que actualmente las sentencias se ejecutan por la vía de la oralidad, lo cual les permite a los juzgados tener tiempos de respuesta óptimos y con plazo aproximado de dos meses. En el pasado, por el contrario, el proceso se caracterizaba por ser engorroso y extenso.

Durante este primer año, los tribunales de justicia han percibido un aumento en la recepción de demandas por discriminación laboral, con especial crecimiento en los casos relacionados con temas de salud.

Esto revela que los trabajadores han sabido utilizar de manera efectiva lo estipulado en el Código de Trabajo para aquellos patronos que incurran en prácticas discriminatorias de ese tipo.

Otro de los datos que sobresalen durante este año se relaciona con el alto índice de demandas laborales por discriminación contra mujeres. En este sentido, el Ministerio de Trabajo recibió más de 1.100 denuncias, lo que implicó visitar más de 373 empresas tanto en la Gran Área Metropolitana como en zonas rurales.

En dichas inspecciones, el Ministerio de Trabajo detectó casos de discriminación explícita por género, irregularidad en los procesos de contratación de personal, baja participación de mujeres en la toma de decisiones, así como diferencias salariales sustanciales con respecto a hombres que desempeñan el mismo puesto.

De la misma manera, se sabe también que en el primer semestre de aplicación de la Reforma Procesal Laboral, al menos 803 denuncias, catalogadas como discriminación, respondieron a casos de hostigamiento sexual dentro del espacio laboral. Asimismo, más de 600 mujeres denunciaron ser despedidas en periodo de embarazo o irrespeto a sus derechos durante el periodo de gestación.

La edad es otra de las causales que han tenido mayor efecto en los tribunales. Se ha detectado discriminación en procesos de reclutamiento y selección del personal; por ejemplo, personas que cumplen con todos los requisitos para el puesto pero que no son seleccionadas debido a que tienen edades por encima de los 52 años.

Ante este panorama, pareciera que, en términos generales, la población costarricense está utilizando los recursos que el Ministerio de Trabajo ha puesto a disposición para disminuir los casos de discriminación laboral. Por esa razón, se vuelve fundamental que tanto trabajadores como patronos tengan el acompañamiento legal necesario para enfrentar estos casos, y así, contar con espacios laborales libres de discriminación.


Stephanie Alanis


Ver comentarios