Diputados cristianos mandan en temas de agenda gay
“Tenemos que entender que el Presidente no controla la Asamblea Legislativa y que por eso no puede impulsar nuestros proyectos, aunque sí creo que ha faltado empuje", dijo Marco Castillo, representante de Diversidad. Archivo/LA REPÚBLICA
Enviar

Aunque representan un pequeño porcentaje de los 57 diputados, los legisladores cristianos tienen el músculo político en la Asamblea Legislativa para frenar cualquier intento por hacer avanzar la agenda de proyectos que favorecen a la comunidad gay.
Al llegar a los dos años de gobierno, los cuatro legisladores de Renovación Costarricense, Restauración Nacional y Alianza Demócrata Cristiana se han opuesto a esas iniciativas.


Un Congreso con nueve fracciones, en la que ninguna tiene más de 18 diputados favorece a los conservadores que con apenas un 2% de la representación nacional, son capaces de condicionar los temas de debate en cuanto a derechos humanos.
La prueba más reciente se dio este domingo, cuando ese bloque aportó sus votos a favor del directorio que comanda Antonio Álvarez del PLN, a cambio de un compromiso para que aquellos proyectos que atentan contra “la familia tradicional” como ellos señalan, no se conozcan por medio de una vía rápida, la cual establecería una fecha de votación para los proyectos, sin importar la cantidad de mociones que queden por conocer.
Esta no es la primera vez que el bloque cristiano cambia sus votos en el directorio por este tema, ya que el año pasado ofreció su respaldo al PUSC, a cambio del mismo acuerdo.
Mientras tanto, las iniciativas de sociedades de convivencia y de uniones de hecho que se tramitan en la comisión de jurídicos, se discuten por la vía ordinaria, en donde enfrentan 383 y 493 mociones, respectivamente.
El bloque cristiano se opone por razones religiosas a permitir los derechos civiles de las parejas gais, ya que temen que en el futuro se permita la adopción de niños, situación que atenta contra sus creencias personales.
Es difícil saber cuántos diputados están a favor de apoyar a la comunidad gay, ya que muchos se reservan su opinión o la condicionan; sin embargo, un ensayo de cómo votaría la Asamblea Legislativa sobre este tema, se dio en setiembre de 2014, cuando se nombró a la especialista en derechos humanos Montserrat Solano como defensora de los habitantes, quien ganó por un voto frente al abogado Román Navarro, candidato propuesto por el PUSC y el bloque de partidos cristianos.
A los dos años del gobierno, Marco Castillo, representante del grupo Diversidad, señaló que el Poder Ejecutivo ha hecho todo lo posible desde el punto de vista administrativo, para que se respete a las parejas de la comunidad gay.
“Tenemos que entender que el Presidente no controla la Asamblea Legislativa y que por eso no puede impulsar nuestros proyectos, aunque sí creo que ha faltado empuje. En el área del Poder Ejecutivo, estamos satisfechos con el decreto que garantiza derechos a las parejas diversas del sector público”, aseveró Castillo.


Ver comentarios