Diplomacia china castiga a Taiwán sin afectar su economía
Pekín espera que el aislamiento diplomático acabe con el apoyo político de la presidenta Tsai Ing-wen. Bloomberg/La República
Enviar

El empuje de China en lo relativo a cortejar a los amigos que le quedan a Taiwán, visto nuevamente con la decisión de Pekín de establecer vínculos con Panamá, probablemente tendrá un mayor impacto en la situación política de la presidenta Tsai Ing-wen que en la economía de la isla.

La anticipada deserción ante el brindis con champaña de funcionarios chinos y panameños, dejó a Taiwán con solo 20 socios diplomáticos y subrayó hasta qué punto las relaciones entre Pekín y Taipéi se han deteriorado desde la elección de Tsai el año pasado. Sin embargo, se estimó que el impacto económico sería limitado: Panamá representó solo el 0,03% del comercio total de la isla en 2016.

"El cambio fue importante en los planos político y diplomático, pero económicamente insignificante, podría ejercer presión sobre la política china de Tsai. Ciertamente, esa es la motivación a corto plazo de Pekín para perseguir a los aliados de Taiwán", dijo Jonathan Sullivan, director del Instituto de Política China de la Universidad de Nottingham, que actualmente hace investigación en Taiwán.

China ha aumentado la presión sobre Taiwán en los últimos meses debido a la negativa de Tsai a aceptar que ambas partes son un solo país, el marco que sustentó las conversaciones con su predecesor. Además de quitarle tres aliados diplomáticos, China ha frenado los viajes turísticos a Taiwán, ha presionado a otros países para que deporten sospechosos taiwaneses al continente y ha impedido que la isla participe en organismos internacionales.

Pero China podría hacer mucho más si realmente quisiera perjudicar la economía de la isla. Taiwán exportó $112 mil millones a través del estrecho el año pasado, tiene más de 100 misiones económicas y culturales en el extranjero, sus ciudadanos viajan con pasaportes de la República de China, tiene acuerdos comerciales con otros países y sus compañías tienen operaciones en la isla y el continente.

Pekín espera que el aislamiento diplomático acabe con el apoyo político de Tsai e incline a los votantes hacia el opositor Kuomintang, que favorece una mejor relación con China. El nivel de aprobación de Tsai cayó al 39,4% en mayo, mientras que era de casi un 70% hace un año, según la Fundación de Opinión Pública de Taiwán.

Los movimientos ilustran la actitud del Partido Comunista en relación con Taiwán, que considera una provincia que debe reunificarse con el continente. Aunque las autoridades chinas podrían querer forzar un cambio en Taipéi, no quieren alejar aún más a los 23,5 millones de habitantes de Taiwán, que llevaron al poder al Partido Progresista Democrático independentista de Tsai por abrumadora mayoría.

Ver comentarios