Enviar
Oficina que administra el programa tendrá mayor libertad para definir uso de los más de $4 millones que provee EE.UU.
Dinero de Plan Mérida tendrá más independencia en 2010
Recursos se dirigirán a la modernización del sistema de guardacostas

Los fondos serán los mismos, pero la facilidad para que se ejecuten variará. Por eso se espera que los aportes del Plan Mérida —programa mediante el cual Estados Unidos otorga recursos a sus aliados en la región— sean mejor aprovechados en nuevo equipo e infraestructura a partir del próximo periodo fiscal.
Este año, el aporte del Departamento de Defensa es de $2,8 millones y el próximo decaerá a $1 millón. Pero el presupuesto que da el Departamento de Estado a la Embajada de Estados Unidos pasará de $1,3 millones a $3,3 millones aproximadamente, por lo que prácticamente se mantendrán los $4,3 millones.
La diferencia radicará en la toma de decisiones sobre el uso de recursos. Por ser el inicio del programa, el apoyo irá dirigido principalmente a la represión del crimen organizado y el narcotráfico. En una segunda fase, se esperaría que la mayor cantidad de fondos sea para educación.
Es por esto que hoy los temas relacionados con la guarda costera, profesionalización de Fuerza Pública y la dotación de equipo son los componentes que más destacan en el programa.
La Iniciativa Mérida es un plan acordado en 2007 para que los países de la región posean mayores recursos económicos y tecnológicos para combatir el crimen organizado, con énfasis en el tráfico de drogas. Pero fue hasta junio de este año que el país entró a formar parte del programa.
“Ya estamos coordinando equipo policial para la Fuerza Pública y otras agencias. Mucha de la ayuda que se nos pidió es en el tema de comunicaciones y equipo para combatir el narcotráfico”, explicó Robert Andrew, analista político de la Embajada de Estados Unidos en el país.
La semana anterior, un experto en el tema de comunicaciones analizó el sistema que utiliza la Fuerza Pública para ver las opciones de modernización.
En el transcurso de esta semana lo hará uno en huellas dactilares, que promoverá la utilización de un sistema para registrar, manejar y compartir esta información con el resto de los países de la región.
Con este equipo, se pretende controlar los flujos migratorios para impedir la entrada o salida de los pandilleros; incluso, la identificación de los maras.
En el caso del Ministerio de Seguridad, la asistencia se enfoca en la profesionalización de la Fuerza Pública. Además, contempla donativos en equipo de trabajo como lo son detectores de drogas para vehículos y otros insumos.
En la vena judicial, se recibirá la asistencia de expertos para reformar el modelo penitenciario.
A finales de setiembre llegaría la primera misión que analizará el modo de operar en las cárceles de La Reforma, el Buen Pastor y eventualmente la cárcel de Limón.
La iniciativa tiene una duración inicial de tres años, pero no se descarta que se extienda por más tiempo, aunque sea amparado bajo otro nombre.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios