Enviar
Al menos ¢20 mil millones destinados para construir viviendas se mantienen congelados 
Dinero para erradicar tugurios no se invierte


Danny Canales
[email protected]

El dinero que se supone debería invertirse para erradicar tugurios en el país se mantiene guardado en las arcas del Ministerio de Vivienda.
Esa situación convierte a ese Ministerio en el más deficiente en la ejecución del presupuesto de 2008, por cuanto solo ha podido invertir un 3% de los recursos, pues cerca de unos ¢20 mil millones que se giraron para dotar a los barrios más pobres de servicios básicos como electricidad, agua potable y calles, están congelados.
Así lo reveló ayer la Contraloría en un estudio sobre la “Evolución fiscal y presupuestaria del sector público” durante el primer semestre de este año.
El estudio consistió en analizar el cumplimiento hasta el 30 de junio de las metas económicas trazadas por las distintas instituciones estatales, para 2008.
En el caso del Ministerio de Vivienda se concluyó que este año solo ha invertido ¢563 millones de los casi ¢22 mil millones que le presupuestaron.
Además trascendió que los pocos recursos que se han invertido se destinaron a funciones distintas al programa de erradicación de tugurios.
Durante el plazo en que la Contraloría estudió el desempeño presupuestario del Estado, el Ministerio de Vivienda estuvo a cargo de Fernando Zumbado.
Zumbado fue designado ministro desde el inicio de la administración, pero abandonó el cargo el pasado 20 de agosto por cuestionamientos que se le hicieron.
Al ex jerarca se le atribuye el deficiente manejo de $1,5 millones donados por Taiwán precisamente para la erradicación de tugurios en localidades de Pavas.
LA REPUBLICA trató de conversar ayer con Zumbado sobre las conclusiones del estudio, sin embargo no fue posible contactarlo por su celular.
Por su parte, Clara Zomer, actual jerarca de Vivienda reconoció que la falta de inversión en el plan social fue “lo primero que detecté al llegar al Ministerio”.
Al cuestionar los pormenores, la Ministra expuso que encontró que por ser un programa novedoso la institución está en una curva de aprendizaje.
Sin embargo, dijo que hay “ocho proyectos maduros”, en los que se invertirán ¢5 mil millones y otros en trámite que recibirán los otros ¢15 mil millones.
“A final de año se habrá comprometido la totalidad de los recursos que nos giraron para el programa”, garantizó la nueva jerarca.
El abandono en que ha estado el plan de vivienda este año contradice la promesa del presidente Oscar Arias de reducir en un 50% el número de precarios.
En la página 51 del Plan Nacional de Desarrollo se promete impulsar un programa de atención al déficit habitacional y alivio a la pobreza.
La lucha por la erradicación de precarios fue una de las políticas más destacadas del primer gobierno de Arias, cuando logró construir 80 mil viviendas.
Para tratar de emparejar ese logro, el Ministerio de Hacienda le asignó a su similar de Vivienda un 495% más de recursos este año, en relación con el anterior.
“Este estudio revela que el incumplimiento de las metas no siempre es producto de la falta de dinero”, concluyó Rocío Aguilar, contralora general.
La funcionaria agregó que el fin del análisis no es polemizar sino más bien el de alertar al sector público sobre el avance que llevan a mitad de año.
De acuerdo con el estudio, la mayoría de las instituciones públicas presenta un atraso en la ejecución de su presupuesto. Solo tres van a un ritmo ejemplar.
Por ejemplo, los ministerios de Comercio Exterior y de Hacienda de distribuyeron solo el 30% de su plan de gastos anual durante el primer semestre.
La razón de que Comercio Exterior registre un gran atraso en sus metas económicas radica en que no ha invertido ¢1.350 millones que solicitó para servicios jurídicos.
Por su parte, las bajas ejecuciones de Hacienda responden a la poca inversión en los tópicos de administración de tecnologías y remuneraciones.
El Tribunal Supremo de Elecciones es otra entidad con una baja inversión durante los primeros seis meses de este año.
La no utilización de una partida por ¢1.257 millones destinada a un eventual referéndum es la razón por la cual solo ha invertido el 32% de presupuesto.
Hasta ahora solo los ministerios del Ambiente y Energía, de Agricultura y Ganadería y de Planificación Nacional llevan un ritmo adecuado.

Ver comentarios