Enviar
Fallon renunció en medio de escándalo por declaraciones contra política del gobierno
Dimite jefe de tropas de EE.UU. en Irak

Presidente Bush afirma que la situación en país el árabe, y no elecciones decidirá número soldados

Washington
EFE

William Fallon, jefe del Comando Central de Estaods Unidos, almirante el máximo responsable de las fuerzas en Oriente Medio e Irak, presentó ayer su dimisión al secretario de Defensa, Robert Gates, la cual fue aceptada.
La dimisión de Fallon se produce en medio de un escándalo por unas declaraciones del jefe militar que se interpretaron en contra del planteamiento de George W. Bush sobre la política a seguir en Irán.
Fallon era el tema de un artículo publicado la semana pasada en el semanario Esquire en el que se decía que el almirante era la única voz discrepante del Gobierno de Bush respecto a llevar a cabo una acción militar para frenar la escalada nuclear de Irán. Gates, en declaraciones realizadas ayer en el Pentágono, alabó al almirante como un “estratega militar muy capaz” y aseguró que lo iba a echar de menos, pero al mismo tiempo subrayó que Fallon había tomado “la decisión correcta”.
Según Gates, esta dimisión no se debe solo a un asunto puntual, como puede ser el tema del artículo de Esquire, sino que s
e trata de una “acumulación de cosas”.
En declaraciones a los periodistas destacados en el Pentágono, dijo que es “ridículo” pensar que la dimisión de Fallon puede significar que Estados Unidos esté pensando en declarar la guerra a Irán.
El almirante Fallon, con 41 años de carrera naval, se hizo cargo de la jefatura del Comando Central el 16 de marzo de 2007, después de que se retirara el general John Abizaid.
El Comando Central tiene bajo su responsabilidad a 19 países de Oriente Medio, el noroeste de África y el suroeste de Asia, entre los que se encuentra Irak e Irán.
Antes de mandar el Comando Central, Fallon fue el máximo responsable del comando de las Fuerzas estadounidenses en el P
acífico.
Nada más conocerse la retirada de Fallon, el presidente George W. Bush elogió en un comunicado la figura de este “sobresaliente marino” que hizo historia por ser el primer oficial de la Armada que dirigió el Comando Central de Estados Unidos.
“Desde el cuerno de África a las calles de Bagdad, pasando por las montañas de Afganistán, los soldados, los marineros, los aviadores, los marines y la Guardia Costera del Comando Central son vitales en nuestra guerra contra el terrorismo”, dijo Bush, quien subrayó que el trabajo del almirante Fallon ha contribuido a que las fuerzas de Estados Unidos puedan afrontar las amenazas en esa región.
Después el presidente afirmó que la situación sobre el terreno en Irak, y no la marcha de la campaña electoral en Estados Unidos, será el único factor que decida el número de soldados estadounidenses desplegados en el país árabe.
El presidente de Estados Unidos pronunció ayer un discurso sobre Irak y Afganistán ante la Asociación Nacional de Emisoras Religiosas en Nashville (Tennessee), el primero de una serie de cara al quinto aniversario del comienzo de la guerra, el próximo 20 de marzo.
En particular Irak, que ya ha tenido cierto protagonismo en lo que va de la campaña electoral en Estados Unidos, promete convertirse en uno de los temas principales en la batalla entre demócratas y republicanos por la Casa Blanca el próximo noviembre.
El candidato republicano, John McCain, es un firme defensor de la necesidad de permanecer en Irak, mientras que en el campo demócrata tanto Hillary Clinton como Barack Obama apoyan una salida lo antes posible del país árabe.
En sus palabras, Bush insistió en que hasta enero de 2009 él es el comandante en jefe y quien tome las decisiones con respect
o a la marcha de la guerra.
“La campaña política de 2008 no va a entrar en mis cálculos”, aseguró, antes de insistir en que el número de soldados desplegados en Irak solo tendrá en cuenta “la paz del año que viene”.
En la actualidad se encuentran desplegados 158 mil soldados estadounidenses en Irak, tras una reducción gradual desde el año pasado, cuando un aumento de 30 mil soldados ordenado en enero de 2007 por Bush elevó el número total a 168 mil. Está previsto que el número se reduzca a 132 mil para junio.
Los mandos militares en Irak han pedido que por el momento se cancelen las reducciones a la espera de cómo pueda evolucionar la situación.
A principios del mes de abril está previsto que el embajador de Estados Unidos en Bagdad, Ryan Crocker, y el comandante de las tropas estadounidenses en Irak, el general David Petraeus, presenten su informe semestral sobre la situación en el país árabe.
En su discurso, el presidente estadounidense no mencionó las negociaciones que acaban de comenzar en Bagdad para establecer una alianza de seguridad a largo plazo entre Estados Unidos e Irak.
Los demócratas se han lamentado de que esa posible alianza atará las manos del sucesor presidencial.
En cambio, el Gobierno de Estados Unidos y las autoridades iraquíes defienden la alianza como necesaria para la seguridad dado que el mandato de la ONU para Irak expira a finales de este año.
Ver comentarios