Dilema con créditos en dólares
Enviar
Dilema con créditos en dólares

Rodrigo Díaz

Desde mucho antes que se introdujera el sistema de bandas cambiarias, las entidades financieras y muchos analistas insistieron en la necesidad de que quien tuviera un crédito en dólares y ganara en colones, mejor pasara su deuda a la moneda local, con el fin de evitar riesgos por tipo de cambio ante la inminente flotación del dólar.
¿Y qué pasó? El dólar, en vez de flotar como muchos temieron, se hundió. Muchos que se trasladaron a colones, perdieron la oportunidad no solo de obtener tasas de interés más bajas que los colones, sino también de que por depreciación de la divisa norteamericana, pudieron haber pagado menos por su crédito, o bien, haber amortizado más rápidamente.

Si una persona con un sueldo aproximado a ¢1 millón tenía un crédito en dólares antes de octubre de 2006, y pagaba el equivalente a US$500 por mes, esto significaba aproximadamente unos ¢260 mil, es decir representaba un 26% de su salario.
Hoy en día, esa misma suma representa ¢246 mil, es decir un 5,5% menos.
Y si a eso le agregamos que los últimos aumentos salariales han sido de un nivel similar al de la inflación (aproximadamente un 10%), esa misma persona gana ahora 1,1 millón, por lo que el mismo préstamo le representa ahora un 22,3% de sus ingresos.
Y no hemos hablado de la baja en las tasas de interés internacionales. La tasa Libor, que es con la que se referencia el crédito, ha bajado más de dos puntos en el último año y medio.
¿Quiere decir esto que es un buen momento para tomar un préstamo en dólares?
No parece… pues si bien podría haber aún más bajas en las tasas internacionales por la recesión en Estados Unidos, esta misma recesión causaría una menor entrada de dólares a nuestro país y, por ende, que su valor se despegue de la banda inferior y perjudique a quienes pidieron préstamos en esa divisa.
En todo caso, si usted tiene un crédito en dólares o piensa tenerlo, tome las siguientes previsiones:

* Trate de pedir prestado en la misma moneda con la que genera sus ingresos. Las disparidades que se han visto en los últimos meses, muestra que no es recomendable ganar en una moneda y endeudarse en otra.

*Si las situaciones de mercado lo favorecen, como en el ejemplo de los dólares, aproveche para amortizar al máximo para que cuando lleguen los tiempos del alza en las tasas, el monto principal del crédito sea mucho más reducido.

*Trate de pagar a tiempo… si es un buen pagador, le será más fácil renegociar con el banco o encontrar otro que esté dispuesto a cambiar las condiciones de su préstamo, en caso de que lo necesite.


Rodrigo Díaz es periodista especializado en finanzas y negocios. Visite su blog: http://cuidomidinero.blogspot.com

Ver comentarios