Diez preguntas a Fabricio Alvarado sobre su propuesta de subir penas por aborto
Fabricio Alvarado, diputado del partido Restauración Nacional. Archivo/La República.
Enviar

“Defender los derechos del no nacido, sí son derechos, porque es defender la vida”, así se expresó Fabricio Alvarado, diputado del partido Restauración Nacional, quien hizo hincapié en este argumento para defender el endurecimiento de penas al aborto.

El diputado anunció el pasado miércoles que propondría un proyecto de ley que aumente las penas de cárcel para las mujeres que terminen con la vida del no nacido, “para que los abortistas hablen por algo”.

Actualmente, el Código Penal establece una pena máxima de diez años, periodo que el legislador considera debería ser el mínimo.

La propuesta surgió a raíz de los operativos que dieron con una clínica clandestina en Desamparados, donde supuestamente se realizaban abortos.


¿De cuánto será el aumento de penas por aborto?

No se ha determinado, a partir de hoy (ayer) iniciamos con un proceso de estudio donde vamos a trabajar en este tema, vamos a hacernos acompañar por especialistas en diversas áreas que nos ayuden desde su experiencia a establecer cuáles serían las penas justas que debamos proponer y que aumenten las que existen.


¿Son justas las penas vigentes?

El aborto es un delito grave contra la vida que ataca o daña a una persona que no puede defenderse, tiene que ser tomado como un delito grave y no de poca monta, como se hace actualmente en el Código Penal.

Actualmente son diez años y consideramos que se debe aumentar. Hay diferentes penas dependiendo de la participación de la persona y razones por las que lo haga.

Estamos estudiando artículos que sancionan el aborto para poder generar la propuesta.


¿Para cuándo se presentará el proyecto?

En un máximo de dos semanas.


¿Ya ha conversado con otros diputados u otras bancadas sobre el apoyo a esta propuesta?

Sí, algunos incluso se acercaron después de que hice la presentación y dijeron que estarían dispuestos a firmar el proyecto. No se ha hecho de manera formal, sé que los diputados del bloque cristiano me apoyarían. Un diputado del Partido Unidad Social Cristiana me expresó que lo firmaría, estoy seguro que ellos también podrían apoyarlo, y sé que en todas las bancadas encontraremos diputados que estén a favor de la vida.

También el apoyo dependerá de la propuesta que se logre hacer.


¿Qué se logra subiendo las penas por aborto?

En primer lugar, darle a la vida el valor real en el Código Penal, defender la vida de las personas no nacidas, la dimensión justa en el Código Penal y castigar correctamente con la pena correcta y con el castigo correcto a los que cometen este delito.

La vida humana debe defenderse desde el momento de la concepción, la vida de personas no nacidas son vidas humanas y deben defenderse en esa dimensión.


Usted dijo que presentaba el proyecto "para que los abortistas tuvieran de qué hablar", ¿es ese el fin de todo esto?

Yo lo dije en el Facebook y lo dije en el Plenario, utilicé la frase “Para que hablen por algo”, el objetivo no es que hablen porque de todos modos ya hablan, precisamente a eso me refería con esa frase.

Ellos de todos modos ya hablan, los abortistas, los proaborto ya hablan, los grupo feministas que apoyan el aborto, ya de todos modos hablan. Tienen los años y medios atacándonos, les hayamos dado motivos o no, solo por el hecho de ser provida y de defender la vida desde el momento de la concepción y estar en contra del aborto.

Entonces, ya que de todos modos van a hablar, que hablen por algo en concreto, que es la presentación de este proyecto de ley y algunas otras acciones ya concretas que vamos a ejercer en contra del aborto, más allá de las oposiciones.


¿Considera usted que la prohibición de aplicar el aborto lleve a las mujeres a recurrir a estos centros clandestinos? ¿Las nuevas penas "meterían miedo" para acabar con los abortos clandestinos?

Equivale a decir que como matar es un delito y es penalizado como tal, entonces lleve las personas a matar.

Penalizar más fuerte es parte de la solución. No es la única solución, hay un tema de formación, hay un tema de cultura, hay un tema de darle valor a la vida y de enseñarle al país que estos discursos de los grupos abortistas no son otra cosa que una ofensa al derecho más importante.

Nótese que no le he mencionado ni la Biblia, ni principios y valores cristianos, ni argumentos religiosos, ni morales. Le estoy hablando de lo que se establece en la Constitución Política cuando establece que la vida humana es inviolable, de lo que establecen los tratados internacionales de Derechos Humanos que define la vida como el derecho humano de primera generación, más importante y fundamental.

Sin el derecho a la vida no hay nada más y lo que queremos es, a través de esta discusión, generar un poco de conciencia sobre cómo en la discusión en el aborto, los que están a favor del aborto no hacen nada más que minimizar el valor a la vida, hablando de los derechos que ellas consideran son los derechos de las mujeres sobre su propio cuerpo.

Se les olvida que el cuerpo y la vida que está en el vientre también tiene derechos y también hay que respetarle esos derechos.

Creemos que es parte de la solución y queremos en este caso que las penas sean las justas. Estamos hablando de un delito contra una vida humana, de asesinar una vida humana que no tiene cómo defenderse y queremos ponerlo en una justa dimensión en el Código Penal.

Pues puede que en algunos casos meta miedo y en otros no, también trabajaremos dentro de la revisión para elaborar el texto, estamos revisando si también propondremos la aplicación de una pena para la creación de clínicas clandestinas, que no está establecido expresamente en el Código Penal y también trabajaremos lo que tiene que ver con el aborto impune, que se supone cuando la vida de la mujer corra peligro.


¿Tiene evidencia o referencias de países que penalizan el aborto y la incidencia de castigos fuertes en la disminución de esta práctica?

Estamos recopilando información de otros países, tenemos información de Uruguay donde sí se aprobó el aborto, va en otra línea pero tenemos información de diputados de países como Uruguay.

Estamos esperando reportes de naciones como Paraguay, Colombia y otras, que les pedimos la información de cómo se está legislando en esos países, esto no definiría lo que vaya a ser la línea de nuestro proyecto. Es algo que nos puede ayudar a conocer la realidad latinoamericana, para tomar decisiones finales de cuáles van a ser las penas que vamos a proponer y cuáles otros artículos van a ser incluidos dentro del proyecto de ley.


Si se prohíben la relaciones impropias con personas menores de edad, ¿por qué no apoyar una propuesta de legalización del aborto en mujeres adolescentes?

Son realidades completamente distintas. En el caso de relaciones impropias, no estamos atentando contra la vida humana, no estamos matando inocentes, a la hora de atender casos de violación de una persona menor de edad, lo que debe darse es un correcto acompañamiento de la persona en todos los sentidos, de las instituciones, el gobierno, las entidades encargadas; pero no asesinar un inocente, en este caso quien cometió la violación es quien debe ser castigado en su justa dimensión.

Dicho sea de paso, nosotros presentamos, hace más de un año, un proyecto para que la pena por violación sea más fuerte en el Código Penal, son delitos graves que deben ser castigados en su justa dimensión, así que repito, tratándose de un adolescente, es algo muy lamentable, que es muy repudiable, que nadie quiere vivir, pero la solución no es asesinando a un inocente, no es irrespetando el derecho a la vida.

En Paraguay conocimos el caso de una menor de edad que fue violada, los grupos abortistas presionaron para que abortara, los grupos provida tenían una posición contraria a esto.

Al final triunfó la vida y la niña no abortó, el bebé nació, y ambos están bien y se le dio un correcto acompañamiento para superar el trauma de la violación, entonces sí se puede encontrar soluciones, sin matar inocentes.


Siendo hombre y con un salario ampliamente superior al promedio de la población, ¿se considera moralmente autorizado para legislar sobre el cuerpo de mujeres que en muchos casos no tienen sus privilegios?

Esa pregunta no tiene sentido, porque soy hombre, pero las decisiones las tomamos junto con mujeres del parlamento y yo le puedo asegurar que hay mujeres en el parlamento que son provida y votarán a favor de este proyecto que vamos a presentar.

No tiene que ver un asunto de género, sino de principios.

Quienes tienen esa posición se enredan en sus propios mecates, sería como que las mujeres no pudieran tomar decisiones en situaciones de hombres, porque no son hombres, o que no pudiéramos votar un proyecto de niños porque no somos niños, no tiene sentido.

Las decisiones en cuanto a leyes las toman los diputados, en este y otros temas, en los países en donde se ha aprobado el aborto las han tomado los diputados.

 


Ver comentarios