Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Dicen estadounidenses estar mejor

Bloomberg | Viernes 07 septiembre, 2012



Dicen estadounidenses estar mejor

 La típica familia de clase media estadounidense tiene menos dinero que cuando Barack Obama llegó a la Casa Blanca, a pesar de lo cual la mayoría siente que está mejor.
Las elecciones presidenciales podrían depender de si los republicanos logran concentrar la atención de los votantes en el terreno económico que han perdido o si los demócratas pueden convencerlos de que Obama los ha rescatado de un destino aun peor.
Se trata de un debate central en la campaña: el descontento ante un menor nivel de vida versus el alivio de que el país haya evitado un derrumbe económico.
Las encuestas indican que los demócratas inician la batalla de mensajes con ventaja.
A la pregunta de qué piensan de su situación en comparación con el comienzo de la gestión de Obama, el 45% de los estadounidenses dijo que es mejor mientras que el 36% contestó que es peor, según una Encuesta Nacional de Bloomberg realizada del 15 al 18 de junio. El resto respondió que su situación era aproximadamente la misma o que no lo sabía con seguridad.
La pregunta ha sido fundamental en las campañas presidenciales estadounidenses desde que Ronald Reagan la planteó durante un debate con el presidente Jimmy Carter durante la campaña de 1980 y plasmó el descontento. “Tienen que preguntarse”, dijo Reagan: “¿Están mejor ahora que hace cuatro años?”
Hace cuatro años, el candidato presidencial republicano, John McCain, suspendió su campaña y volvió a Washington en momentos en que el temor a un desastre económico embargó al país al desplomarse los mercados financieros luego de la quiebra de Lehman Brothers.
La sensación de que el país iba por mal camino alcanzó el punto más alto, 89%, entre el 10 y el 13 de octubre de 2008, según una encuesta de CBS News.
Ahora el 62% de los estadounidenses piensa que el país va por mal camino, según una encuesta de CBS de entre el 22 y el 26 de agosto. Si bien el nivel de nerviosismo habitualmente frustraría las posibilidades de reelección de un presidente, se trata de una notoria mejora respecto de la situación de los Estados Unidos hace cuatro años.
A fines de 2008, la industria automotriz estadounidense prácticamente quedó paralizada, los valores inmobiliarios se desplomaron, la economía se contrajo a un ritmo de 8,9% durante el último trimestre del año y, para enero de 2009, el país perdió 818.000 empleos en un solo mes.

Bloomberg