Diana, de azote a fórmula de éxito para monarquía
Enviar
REALEZA
Diana, de azote a fórmula de éxito para monarquía

Cuando se cumplen 15 años de su trágica muerte, que arrastró a la monarquía británica a uno de sus momentos más bajos, Diana de Gales se ha convertido paradójicamente en un ejemplo que los Windsor siguen para elevar su popularidad.
El 31 de agosto de 1997, la bautizada como “princesa del pueblo” murió junto a su novio Dodi al Fayed en un accidente de tráfico en un túnel de París, mientras era perseguida por los fotógrafos.

Su trágico destino desató una ola de dolor en el Reino Unido, a la que la reina Isabel II reaccionó con tanta frialdad que degradó peligrosamente sus índices de popularidad.
Los alrededores del palacio de Buckingham se llenaron de flores, cartas, mensajes de luto y cariño a la exmujer del príncipe Carlos, a la que los británicos veían como una víctima de las conspiraciones del palacio.
La decisión de Isabel II, que se encontraba en Escocia, de no volver a Londres tras el accidente mortal en el que murió a los 36 años su nuera y madre de dos de sus nietos años indignó a los británicos.
Muchas cosas han cambiado en estos tres lustros. Isabel II ha recuperado el apoyo de sus súbditos, lo que se puso de manifiesto con las multitudinarias celebraciones de su Jubileo de Diamante el pasado junio, y Diana ha pasado de ser un problema a un ejemplo a seguir por la casa real más famosa del mundo.
La culminación de esta impecable estrategia de relaciones públicas se consolidó con la boda en 2011 de Guillermo, hijo mayor de Diana y Carlos, con Catalina Middleton.
Se trató de un enlace entre una pareja que llevaba junta ocho años, que se quería y en el que la novia no era de sangre azul.
Todo lo contrario a lo que ocurrió con los padres del novio 30 años antes, que apenas se conocían cuando se casaron y resultó a todos los efectos un matrimonio concertado.
En 2008, una larga y costosa investigación sobre el accidente en el que murieron Diana y su novio responsabilizó del mismo al chofer —que iba bebido— y a los paparazzi que los perseguían.
Un jurado popular descartó así que Diana hubiera sido asesinada, como se especuló durante años, y las teorías conspirativas quedaron enterradas.
Una nueva película sobre la “princesa del pueblo” titulada “Diana”, a la que da vida al actriz australiana Naomi Watts y que se rueda estos días en Londres, cuenta los dos últimos años de vida de la princesa.

Londres / EFE

Ver comentarios