Enviar
Sábado 10 Diciembre, 2011

Día Internacional de los Derechos Humanos

Hoy hace sesenta y tres años, Eleanor Roosevelt expuso durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, con un agudo sentido de la historia: “Nos hallamos en el umbral de un gran acontecimiento para la vida de las Naciones Unidas y de la humanidad”. Ese día, delegados de seis continentes se unieron a la Sra. Roosevelt para declarar los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las personas. Las ideas consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos son la razón detrás de la celebración de hoy, Día Internacional de Derechos Humanos.
En las seis décadas transcurridas desde la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos ha habido mucho por celebrar. Sudáfrica abolió la segregación racial y reconstruyó una nación basada en el perdón, no en el castigo. Indonesia pasó de un régimen autoritario a una democracia dinámica. Europa Central y Oriental inspiraron al mundo con el progreso democrático que ha ocurrido desde la caída del Muro de Berlín hace 20 años.
Este aniversario coincide con las reformas costarricenses de 1948, cuando el país disolvió las fuerzas armadas para dar lugar a una mayor inversión en educación, cuidado de la salud y otros sectores. En las décadas desde ese entonces, Costa Rica ha ganado reputación internacional por su compromiso con los derechos humanos aquí y alrededor del mundo por medio de su trabajo en las Naciones Unidas.
Este año ha traído sus propios momentos históricos. En los últimos 12 meses hemos sido testigos de una ola de energía humana hombres y mujeres en Túnez, Egipto, Libia, Siria y Yemen, exigiendo una voz en su futuro y reclamando sus derechos inalienables y dignidad humana. Las democracias crean socios fuertes y estables. Las democracias hacen en las urnas que los líderes sean responsables. En una democracia, el compromiso político y cívico son comunes y no actos extraordinarios.
Los líderes tienen una responsabilidad para con sus ciudadanos, de proteger sus derechos y escuchar sus ideas constructivas para tener reformas. La mayor fuente de inestabilidad que puede existir es la negativa de un gobierno a escuchar, intercambiar ideas y avanzar hacia el cambio. Esto es cierto en Siria, donde la represión de protestas pequeñas y pacíficas condujo a miles a las calles.
Todavía quedan muchos desafíos por superar en el cumplimiento de la promesa de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Alrededor del orbe, las personas todavía son perseguidas por sus creencias religiosas, por publicar sus ideas en un blog o por su orientación sexual. Tal y como lo señaló la Secretaria Clinton el martes pasado, durante un discurso histórico sobre la ayuda exterior de Estados Unidos y los derechos humanos, “homosexuales, lesbianas, bisexuales y personas transexuales son seres humanos que nacen libres. Ellos tienen el derecho a la igualdad y dignidad otorgada a todas las personas. Este es uno de los desafíos pendientes de los derechos humanos en nuestros tiempos”.
Estados Unidos no vacilará en la defensa de los derechos humanos y trabajará en 2012 para darle continuidad al progreso que Eleanor Roosevelt y sus colegas imaginaron hace 63 años.

Anne S. Andrew
Embajadora de Estados Unidos en Costa Rica