Enviar
Bush celebra, pero pendiente del atentado en Bombay
Día de Acción de Gracias empañado por crisis y terrorismo

• Obama pide en su mensaje del día festivo unión para superar la coyuntura económica

Washington
EFE

El presidente electo estadounidense, Barack Obama, celebró el día de Acción de Gracias en Chicago rodeado de su familia y pidió a sus compatriotas que trabajen unidos para “superar juntos la adversidad” como hicieron los primeros pobladores del país.
En el discurso semanal de los demócratas, esta semana adelantado con motivo de la festividad de Acción de Gracias, Obama señaló que esta festividad tiene este año una connotación especial por la crisis por la que atraviesa el país.
“Este día de Acción de Gracias tiene lugar en un momento de gran desafío para nuestro pueblo”, señaló.
“Los próximos serán difíciles. Sin embargo, podemos renovar nuestra nación de la misma manera que lo hemos hecho el primer Acción de Gracias”, añadió.
Obama subrayó su compromiso para “forjar un nuevo comienzo desde el momento en que entre en funciones como presidente de Estados Unidos” e instó a los estadounidenses a “trabajar unidos para superar juntos las adversidades”.
Obama y su esposa, Michelle, pasaron el día en Chicago para poder recibir a sus seres queridos en su casa. Por la noche estuvieron entregando comida a los necesitados en una iglesia de esa ciudad, acompañados de sus dos hijas Sasha, de siete años, y Malia, de diez.
El mandatario electo explicó a la prensa que quería estar allí con sus hijas para que “aprendan a valorar lo afortunadas que son y no den la espalda a la realidad”.
El presidente Abraham Lincoln (1861-1865) estableció la festividad de "Thanksgiving" (Acción de Gracias) en el último jueves de noviembre para conmemorar la celebración con la que los colonos puritanos británicos que quisieron dar gracias a Dios por sus buenas cosechas.
Por su parte, George W. Bush, celebró ayer su último Día de Acción de Gracias como presidente del país, rodeado de su familia en su residencia de descanso, aunque pendiente del atentado en Bombay.
A modo de despedida, en su discurso radiofónico semanal, Bush agradeció “las palabras amables y las oraciones de corazón que muchos de ustedes me han dando en los últimos ocho años” y aseguró que “ha sido un privilegio ser su presidente”.
Bush ofreció además asistencia al Gobierno de India para restaurar el orden y ayudar en la investigación sobre los atentados.
El presidente ya condenó ayer los ataques y aseguró que Estados Unidos se mantiene firme junto a ese país “en este momento de tragedia”.
El Gobierno estadounidense está vigilando la situación y, según informó la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional convocó una reunión a representantes de los organismos antiterroristas y de Inteligencia, así como del Departamento de Estado y del Departamento de Defensa.
Las relaciones entre EE.UU. e India han tomado un nuevo rumbo después del pacto de cooperación nuclear civil, que aprobó el Congreso estadounidense para suministrar a la India tecnología y combustible nuclear.
Ver comentarios