Enviar
Expertos afirman estar dentro de límites sanos, en especial de cara a una posible mejora económica
Deuda pública crecería ¢504 mil millones
> Pasivos representarían un 43% del producto interno bruto a diciembre; tendencia al alza se mantendrá

Una de las varias huellas que está dejando la crisis económica internacional es el mayor endeudamiento público, el cual se calcula que crezca entre un 2,5% y un 3% este año; manteniendo un comportamiento similar en 2010.
De cumplirse esta previsión, la deuda llegaría a representar hasta un 43% del Producto Interno Bruto (PIB) a diciembre, de cara al 40% registrado en 2008. Es decir, se comprometen más de cierta manera los recursos futuros del Gobierno.
Nominalmente, el crecimiento se traduce en casi ¢504 mil millones, utilizando como base la estimación del PIB nominal del Central para este año. Por su parte, el total de la deuda anual (43% del PIB) sumaría ¢7,2 billones (millones de millones).
Sin embargo, expertos consideran que la cifra aún se mantiene dentro de límites sanos, especialmente si se considera que hay indicios de una posible mejora económica.
“En los últimos tres años bajamos el nivel de endeudamiento desde un 56% del PIB en 2005, esfuerzo que nos abrió espacios que ahora podemos aprovechar favorablemente”, manifestó Jenny Phillips, ministra de Hacienda.
El crecimiento de la deuda responde, en parte, a que ante el menor ritmo de crecimiento de la inversión del sector privado, el Estado se ve obligado a impulsar la economía con recursos provenientes de deuda.
Durante el primer trimestre se registraron $286,6 millones como inversión extranjera directa, según el Banco Central. Pero para el mismo periodo un año atrás, el ingreso de capital foráneo fue equivalente a $350,8 millones; ello representa una caída del 18,3%.
“Para enfrentar los efectos de la crisis en el país y evitar mayores consecuencias en los sectores estratégicos, sean sociales o económicos, se mantuvo la estrategia de seguir invirtiendo como medida contracíclica”, explicó Guillermo Zúñiga, ex ministro de Hacienda y primer lugar en la lista a diputados por San José en la fórmula de la candidata liberacionista Laura Chinchilla, agregando que eso supone un mayor déficit fiscal y endeudamiento.
Precisamente, el otro ingrediente de la receta de deuda pública ha sido la caída del monto recaudado por impuestos. Por ejemplo, a julio se reportaron cerca de ¢1,3 billones acumulados como ingresos tributarios, mientras que al mismo mes en 2008 la cifra llegó a ¢1,4 billones; ello refleja una variación de un -8,2%.
Por otro lado, la casilla de gastos totales del Gobierno central marcó ¢1,3 billones en julio, un 26% más de la cifra observada un año atrás. De esa manera se reportó un déficit primario por ¢21.713 millones en el plazo analizado.
Pero a pesar de este panorama, Zúñiga fue enfático en afirmar que andar en estos tiempos de crisis con relaciones de deuda a PIB del orden de un 45% o 46% no es cosa que deba preocupar. “Hay que recordar que la caída recaudatoria en buena medida se debe a la baja en la actividad económica nacional”, opinó.
El Indice Mensual de Actividad Económica (IMAE) presenta variaciones interanuales negativas desde octubre de 2008, cuando bajó un 1,3%. La mayor caída se registró en febrero: un 5,1%.
No obstante, desde mayo se ha venido desacelerando esa tendencia, y en junio reportó una variación del -2,1%.
“No consideramos que el Gobierno enfrente problemas para pagar la deuda, además que se cuenta con créditos de organismos internacionales para ser utilizados si se enfrenta alguna dificultad”, aseguró Gina Ampiée, gerente de INS Valores, quien agregó que el crecimiento de la economía impulsa la recaudación fiscal, lo que ha venido ayudando a que la caída interanual de lo percibido por impuestos sea menor.
Además, la nueva Ministra hizo referencia a la importancia de generar una discusión acerca de si existe una necesidad real de hacer reformas legales para contar con más ingresos por impuestos.
“Vamos a redoblar esfuerzos para reducir brechas de evasión y disminuir el fraude fiscal, lo que nos puede redituar más recursos y menores necesidades de financiamiento”, agregó en ese sentido.
No obstante, se prevé que para el otro año la tendencia relacionada con el endeudamiento público no variaría mucho a la actual.

Erick Díaz y Víctor Sanabria
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios