Deuda samurái baja costos de EE.UU.
Enviar
Deuda samurái baja costos de EE.UU.


Tokio -- Las empresas están recurriendo al Japón en busca de dinero, cada vez más difícil de conseguir en el resto del mundo.

El importe de las ventas de deuda en Japón por emisores extranjeros --desde el estadounidense Wal-Mart Stores Inc., el mayor grupo minorista del mundo, hasta el banco suizo UBS AG-- aumentó un 37% a 2,03 billones de yenes ($18.500 millones) este año respecto al mismo periodo en el 2007, según estadísticas compiladas por Bloomberg. Las ventas de los llamados bonos samurái pueden superar los 3 billones de yenes este año por vez primera desde 1996, según Merrill Lynch & Co.
Los rendimientos más bajos de la deuda pública japonesa en tres años están alentando a los que invierten en la segunda economía del mundo a comprar deuda de empresa con cupones más elevados. La oferta de bonos samurái de Wal-Mart por 100 mil millones de yenes el 24 de julio fue la primera hecha por un minorista extranjero en 29 años. El cupón de un 2,01% para la porción de cinco años de la venta fue inferior al 4,25% que se le fijó a unos pagarés de plazo similar vendidos en Estados Unidos el 8 de abril.
“Es el mercado más fácil y más barato del mundo en estos momentos”, dijo Mana Nakazora, directora de análisis crediticio en JPM
organ Chase & Co. en Tokio.
Mientras las ventas están en auge en Japón, las nuevas emisiones de bonos de empresa han bajado un 13% en Estados Unidos este año y un 16% en Europa, según datos compilados por Bloomberg.
Además de Wal-Mart y UBS, el escocés Royal Bank of Scotland Group Plc y el estadounidense Citigroup Inc. también acudieron al mercado de bonos samurái este año. La alemana Bayerische Motoren Werke AG, el mayor fabricante de autos de lujo del mundo, vendió una emisión de los llamados pagarés euroyen a inversionistas japoneses en abril.
Las ventas de bonos samurái también están aumentando según los bancos japoneses, que han representado menos de un 3% de los $501 mil millones en concepto de depreciaciones y pérdidas con activos vinculados a las hipotecas de alto riesgo según las estadísticas de Bloomberg, buscan inversiones con mayores rendimientos que los de la deuda pública. El rendimiento de los pagarés referenciales de Japón a 10 años bajó a un 1,215% en marzo, desde un 1,985% en junio del 2007 e inferior al promedio de los últimos cinco años, de un 1,55%.
“Es fundamentalmente una
cuestión de disponibilidad de crédito”, dijo Brendan Brown, economista jefe de Mitsubishi UFJ Securities International en Londres. “Los prestamistas japoneses, y especialmente los bancos japoneses, están en mejor posición para conceder crédito que sus homólogos europeos o estadounidenses”.
Los préstamos por entidades financieras, excluidas las asociaciones crediticias, aumentaron un 2% tanto en junio como en julio, el primer incremento sucesivo de esa magnitud desde principios de 1996, según cifras del Banco de Japón difundidas el 8 de agosto. La cantidad de préstamos sindicados en Estados Unidos bajó a $453 mil millones este año desde $1,33 billones en el mismo periodo en el 2007, según datos de Bloomberg.
Es posible que la demanda de pagarés de entidades vinculadas con el Gobierno, como el Banco de Desarrollo Asiático o el Banco Mundial --ambos de los cuales tienen las mejores calificaciones crediticias--, aumente tras la contracción de la economía japonesa el trimestre pasado, lo que llevó al país al borde de su primera recesión en seis años.
Los bonos samurái soberanos y cuasi soberanos “podrían venderse bien” porque no están tan estrechamente ligados a la economía como los fabricantes, dijo Yuuki Sakurai, gerente general de planificación de inversiones en Fukoku Mutual Life Insurance Co. en Tokio.

Ver comentarios