Enviar
Detenido el número uno de ETA

París
EFE

Javier López Peña, considerado como el número uno de ETA, y otros tres presuntos miembros de la banda terrorista fueron arrestados anoche en Burdeos (suroeste de Francia), en una operación de la policía francesa.
La detención se produjo pasadas las once de la noche, hora local, en un apartamento del centro de Burdeos, cerca de la estación de ferrocarriles, indicaron a Efe fuentes próximas a la investigación.
Los etarras, que estaban armados, no se resistieron al arresto, agregaron.
López Peña, “Thierry”, de casi 50 años, es considerado como el jefe del aparato político de la banda terrorista, del que se cree que formaba parte desde hace al menos dos años.
Su captura, junto a Ainhoa Ozaeta Mendikute, Igor Suberbiola y Jon Salaberría, que se cree que también forman parte del aparato político de ETA, fue posibilitada por una información de los servicios de información (RG) de la policía francesa, precisaron las fuentes.
Los RG cooperan habitualmente con la Guardia Civil española.
La operación está a cargo de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) y de la policía judicial de Burdeos, señalaron las fuentes, al precisar que la Fiscalía antiterrorista de París se ha hecho cargo del caso.
Las fuentes no pudieron indicar cuánto tiempo llevaban los cuatro etarras en el apartamento, ni si llevaban documentación falsa.
Precisaron que el registro del apartamento no empezará la mañana de ayer y que los detenidos pasarán la noche en la comisaría de Burdeos.
El último jefe del aparato político de ETA capturado en Francia fue Mikel Albisu, “Mikel Antza”, que fue arrestado en octubre de 2004 junto a su pareja y jefa del aparato financiero de la banda, María Soledad Iparragirre, “Anboto”, en un caserío de Salies-de-Béarn.
Según varias fuentes, López Peña sustituyó al frente del aparato político de la banda al sucesor de “Antza”, José Antonio Urrutikoetxea, “Josu Ternera”.
Se cree que Ozaeta fue la encargada de leer el comunicado en el que la banda anunció el fin de su última tregua.
Salabarria fue parlamentario de la ilegalizada Batasuna y se pasó a la clandestinidad, mientras que Suberbiola fue miembro de la organización radical juvenil Haika y Jarrai, antes de sumarse supuestamente al aparato político de la banda.
Ver comentarios