Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 11 Marzo, 2015

El reto principal para los que tienen alcaldías en sus manos es conservarlas


Pizarrón

Detalles hacia las municipales 2016


Quedan once meses para las elecciones municipales y de alcaldes en todo el país, convocadas para el primer domingo de febrero de 2016.
Las elecciones se realizarán en los 81 cantones, con lo cual, considerando cada cantón en su especificidad, habrá 81 procesos electorales que se realizarán el mismo día, con su propios candidatos y sus propias propuestas microrregionales, y con microsoluciones a los problemas de cada cantón.
Los partidos nacionales, aquellos que participaron en el 2014 con candidatos presidenciales, en principio, es de esperar que se presenten en cada cantón con su propio nombre, tratando de demostrar con ello su fortaleza y su nivel organizativo, que de paso empezará a aceitarse, en este proceso electoral, con miras a las elecciones de 2018, de nuevo nacionales.
El reto principal para los que tienen alcaldías en sus manos es conservarlas. En este caso Liberación Nacional 59, la Unidad Social Cristiana 7, Acción Ciudadana (PAC) 8, Movimiento Libertario 2, Renovación costarricense 1, Accesibilidad sin Exclusión 2, y una en manos de los partidos cantonales Curridabat Siglo XXI, Yunta Escazuceña.
Los otros partidos no tienen ninguna alcaldía en sus manos. El resultado de febrero de 2014 produjo 9 partidos en la Asamblea Legislativa, de ellos solo 6 tienen alcaldías. De modo que este es su reto. Los números que los partidos deben considerar para las elecciones de 2016 son los resultados de febrero 2014.
Para el PAC no vale el resultado accidental y artificial efervescente que se produjo en abril cuando todos los costarricenses que votaron por él tenían que escoger entre dos partidos, cuando ya habían votado en febrero por 13. Aquí las aguas bajan de nuevo a su nivel real.
Lo que los estrategas y tácticos de los partidos deben analizar, si no lo han hecho ya, es el resultado de sus propios votos, cantón por cantón, en las elecciones de 2014 y con ellos valorar sus posibilidades político electorales futuras.
Los liberacionistas son los que más tienen que preocuparse porque son los que más alcaldías controlan, 59. Su disminución se valorará en pérdida de imagen organizativa, partidaria, de confianza política, de partido opositor, y hasta de tener a José María Figueres en la Presidencia de ese Partido. Es natural que este Partido disminuya alcaldías por no estar en el gobierno. El asunto es cuántas.
Para el PAC la clave, por ser partido gobiernista, es aumentar su número de alcaldías. Su mejor elección en alcaldes fue 2010, con 8. Hacia arriba todo es ganancia, pero, ¿cuántas más tienen en posibilidad si no se siente su trabajo partidario y baja su popularidad gubernativa, aunque se hagan sentir con el Presupuesto Nacional en los cantones?
Los socialcristianos tienen 7, habiendo llegado a tener 48 en 2002 y 12 en 2006. Más de 7 todo es ganancia y el resultado de febrero de 2014 señala posibilidades de crecimiento.
El Frente Amplio que salió bien posesionado en febrero de 2014 sin tener ninguna alcadía bajo su control, si aspira a gobernar en 2018, como ellos mismos dicen, usando ahora como aliados y desplazando al PAC, deben tener ganancias propias, pero, ¿cuántas? para dar esa sensación de triunfalismo y de que están haciendo bien su trabajo parlamentario, para convertirse en la fuerza electoral triunfante.

Vladimir de la Cruz