Destino fantasma: La Fortuna
El turismo en la zona no es el mismo de hace cinco años, la crisis ha golpeado fuerte a La Fortuna, necesitan soluciones integrales con el Gobierno y atraer a más turistas. Esteban Monge/La República
Enviar

Ventas caen a la mitad en restaurantes y hoteles

Destino fantasma: La Fortuna

Urgen nueva carretera y campaña para posicionar la zona

Vivir del turismo en La Fortuna dejó de ser rentable.
El buen resultado previo a 2008 deslumbró a los inversores, que construyeron un nuevo inventario de hoteles y comercios, que hoy están subutilizados por falta de visitantes.
En este momento, para rescatar el destino, urgen la nueva carretera y un plan de mercadeo para devolver la identidad de aventura y naturaleza que La Fortuna tuvo en su momento.
Un 50% menos de ingresos respecto al año anterior es lo que dicen enfrentar comerciantes y hoteleros.
La mortalidad de empresas es un riesgo que amenaza en la zona, y que activaría el desempleo, más problemas de insolvencia ante bancos y el riesgo de perder la capacidad instalada para atender al turista.
En el sitio hay más de 100 hoteles, de los cuales los más grandes son de entre 100 y 50 habitaciones. En este momento, la ocupación ni siquiera llega a la mitad, alegan sus dueños.
El impacto es mayor para los más de 30 empresarios que están lejos del Arenal, cuyos hoteles son más pequeños, con menos de 20 habitaciones cada uno.
Hace una semana, en una visita de LA REPÚBLICA al sitio, la ocupación hotelera era mínima, la entrada de turistas era casi nula, y la situación de muchos restaurantes paupérrima, incluso con un 70% de espacios vacíos en horas de almuerzo.
Lo mismo nos indicaron varios empresarios de sitios de información turística o que ofrecen tours en los alrededores, ellos ven, especialmente que en los últimos dos años, el turismo ya no llega en la misma cantidad que en otros tiempos.
Por tanto, el sitio turístico —no playero— por excelencia del país, parece perder su fortuna, mientras las autoridades juegan un rol pasivo, sin participar en la búsqueda de soluciones que impulsen la zona.
Previo a 2008, la industria vinculada al turismo daba empleo a 7.500 personas, pero para este año no llega a la mitad, estimó la Cámara de Turismo.
Toda esta situación ha generado que muchos empresarios tengan que readecuar deudas, principalmente con el Banco Nacional y el de Costa Rica, otros incluso optaron por convenios preventivos en procesos de insolvencia para no perder sus propiedades.
Un plan de emergencia sería la única alternativa para salvaguardar la capacidad instalada para atender al turista en La Fortuna.
Llevar más turistas es el primer objetivo, y esto se puede lograr con la nueva carretera, que acortará el tiempo de llegada y hará el viaje más placentero.
Con esto, se daría solución a la desventaja turística que tiene La Fortuna de estar lejos de un aeropuerto, y que la vía no es tan amigable para un turista extranjero, que alquile un auto y quiera ir a este destino.
Otro frente de ataque es el ámbito financiero, porque la mayor preocupación de los empresarios son sus deudas.
Las readecuaciones de pago serían una solución; sin embargo temporal, porque el origen del problema es la falta de ingresos para que los empresarios hagan frente a sus compromisos económicos.
Ahora, las personas que apostaron por este negocio deberán hacerle frente con tasas de crecimiento moderadas, con condiciones post crisis en las que el turismo no ofrecerá el volumen de visitantes de antaño.

201307152204140.n22.jpg

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios