Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 30 Marzo, 2012


Destino de los graduados universitarios

Acaba de concluir el estudio más completo que se ha realizado sobre empleo de graduados universitarios en Costa Rica. Recuerdo que el primer estudio de este tipo dio seguimiento a los graduados de 1986, es decir, hace un cuarto de siglo.
El estudio actual presenta dos novedades importantes: (1) cubre a profesionales tanto de universidades públicas como de privadas; y (2) considera a graduados de un amplio periodo (2002 a 2007). La encuesta se aplicó a bachilleres y licenciados universitarios, cubriendo una población de 146.325 profesionales y una muestra de más de 13 mil.
Antes de referirme al estudio en sí, hay un fenómeno que no debe pasar inadvertido cuando hablamos de graduados universitarios: las mujeres han superado por muchísimo a los hombres en titulaciones. En 2010 se graduaron de todas las universidades del país 14.024 hombres y 24.139 mujeres, considerando todos los grados universitarios.
Un hito histórico marcado por la mujer fue el haber logrado la paridad con los hombres en titulaciones universitarias, lo que ocurrió hace 33 años. Lo que ha venido después es algo curioso: la relación hombre/mujer volvió a la década de los años 60, pero al revés. En efecto, en esos años el 36% de las titulaciones era de mujeres, en 2010 un porcentaje similar correspondió… a los hombres.
¿Por qué si la población del país está distribuida por género en términos similares, esto no se refleja en las titulaciones universitarias? Hace cinco décadas la respuesta era obvia, la mujer estaba en una situación de desigualdad de oportunidades. Ahora la respuesta es una gran incógnita que habría que despejar.
El Informe trae información muy valiosa. Nos muestra las carreras ya saturadas en el mercado, así como las que tienen pleno empleo y bien remunerado, el nivel de satisfacción de los graduados con su formación… y muchos hallazgos relevantes, a los que me referiré después de que CONARE haga entrega pública del Informe. Solo para prologar lo que viene, esbozaré tres hallazgos interesantes.
Primero, las instituciones estatales, sean centralizadas, autónomas o semiautónomas, todavía son en Costa Rica los mayores empleadores de graduados de las universidades públicas y privadas. De cada tres graduados, dos los contrató el sector público y uno el privado.
Segundo, sigue siendo la educación universitaria un fuerte motor de movilidad social. La mitad de los profesionales graduados proviene de hogares en los que sus padres no concluyeron sus estudios secundarios.
Tercero, hay una aceptable tasa de desempleo entre los graduados. El 82% está laborando a tiempo completo y aproximadamente un 12% en jornadas menores.
Mis felicitaciones al CONARE y al personal del Observatorio Laboral de Profesionales por este excelente trabajo, el cual será clave para el análisis de la formación profesional en Costa Rica.

[email protected]